RATONES DE HANGAR

Para la Discusión, Divulgación y Conservación del Patrimonio Histórico Aeronáutico Uruguayo e Internacional en Poder de Nuestro País
Fecha actual 26 May 2019 05:02

Todos los horarios son UTC-03:00




Nuevo tema  Responder al tema  [ 20 mensajes ] 
Autor Mensaje
MensajePublicado: 26 Abr 2016 16:51 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 15 Mar 2008 16:34
Mensajes: 7972
Ubicación: Punta Carretas
*** VOLANDO CON EL COMANDANTE***

DOS NOTAS PREVIAS DEL AUTOR

1ª ) En el 56, cuando todos nosotros conocimos al Oficial que algunos años mas tarde llegaría a ser “El Comandante Alsogaray “, solo habían transcurrido unas pocas semanas desde que habíamos ingresado como Aspirantes, a la Escuela Militar de Aeronáutica. EL, que ya era un “veterano” Teniente 1º, ese año debía cumplir con el reglamentario Curso de Pasaje de Grado, para poder quedar en condiciones de ascender al grado de Capitán.
Por los años 50, ese Curso aún se dictaba en la Escuela de Aeronáutica….
Alsogaray estaba por ascender a Capitán….y en realidad no se apellidaba Alsogaray , pero como ustedes sin duda lo comprenderán, si es que logran reunir la suficiente dosis de paciencia como para adentrarse en mi relato, de ninguna forma es conveniente ni ético que yo mencione aquí su verdadero nombre….Además , el verdadero nombre de mi personaje en realidad carece de importancia. A lo largo de la vida, probablemente todos en algún momento habremos de conocer un “ Comandante “….
Tampoco se ajustan estrictamente a la verdad histórica, todos los detalles de los episodios que a continuación pasaré a relatar. Han transcurrido más de cincuenta años de aquellos sucesos y nadie debería pretender que yo recuerde hoy cada una de las palabras que se dijeron, ni las horas o las fechas exactas en que ocurrieron los hechos. Pero lo que si me arriesgo a afirmar es que por lo menos el 70% de los episodios que les relato en estas líneas, ocurrieron tal como los cuento. ( Aunque nuestro amigo Wilman Fuentes desconfíe de ese tan modesto porcentaje de veracidad en las “ historias” de mis andanzas aeronáuticas juveniles. juás juás )

2ª ) Mi primer contacto directo y personal con Alsogaray tuvo lugar durante una noche en que ambos estábamos de guardia en la EMA . El, como Capitán de Servicio, y yo como el mas de “la izquierda” de los más novatos “Números de guardia“ .
Fue una noche de un martes o un miércoles de invierno. Fría, húmeda y ventosa.
Próximo a la medianoche, a mi se me había ordenado cubrir el puesto denominado “ Rondín fondo “, que era y quizás sigue siendo, el mas expuesto a lo peor de las duras condiciones climáticas reinantes en el predio del Aeródromo General Artigas, donde estaba y está instalada la Escuela.
El viento del sureste que soplaba del lado de los bañados del arroyo “ Frasquito”, venía cargado de humedad y mucho frío. Yo me había resguardado, protegiéndome del fuerte viento, tras la mampara de vidrios de una vieja casilla de pilotos, que hasta entonces sobrevivía adyacente a un costado del antiguo hangar metálico levantado por los franceses de la Latecoêre, en tiempos de Saint Exupery y de Mermoz.
El Teniente Alsogaray, de recorrida nocturna , sorpresivamente salido de la oscuridad, me pescó” infraganti.”, dentro de la casilla, en vez de estar enfrentando las inclemencias del tiempo recorriendo el territorio a mi cargo.
Unos días de arresto simple por “Falta de espíritu militar“ y adiós a mi salida con licencia de ese fin de semana.
No terminó allí, mi “conocimiento personal“ del Teniente 1º y futuro Comandante Alsogaray.
Enterada del percance ocurrido a su “hijito”, la santa de mi Madre, cocinó una de sus suculentas tortas de biscochuelo generosamente rellena de dulce de leche, y se las arregló para enviármela a la Escuela, por intermedio de uno de mis compañeros, quien había logrado salvar al menos parte de su licencia semanal, y se debía reintegrar, el sábado antes de medianoche.
Esa “noche triste”,.. también estaba de guardia el Teniente Alsogaray.
La sabrosa torta ,obra de mi señora Madre, no logró superar el férreo control disciplinario del Teniente. Fue rápidamente confiscada, y los dos culpables de esa irregularidad, debidamente sancionados por “ Pretender introducir al Instituto alimentos no autorizados “
A posteriori me enteré por algún comentario sarcástico de otro de los Oficiales de la Escuela, que la “torta del delito” había resultado muy del agrado de varios de los camaradas de Alsogaray , quienes habían colaborado gustosos en darle un final adecuado a dicha torta.



Volando con el Comandante.
----------------------------------------------------------------------------------------------------
Una mañana de domingo, del verano del 67, mi Madre me despertó con la noticia de que me llamaban por teléfono de la Base.
La noche del sábado yo me había acostado a dormir en la casa de mis padres, mas temprano de lo acostumbrado, porque tenía proyectado ir por la mañana del domingo, a la playa a nadar en compañía de unos amigos …y unas amigas…de modo que cuando “ la vieja “ me llamó yo estaba bien descansado y desperté rápidamente .
Desafortunadamente no opuse ningún reparo ni atiné a inventar una excusa razonable para no atender la fatídica llamada.

El que me requería era Ramiro, el Oficial de Operaciones del Grupo Nº 3 de Transporte. Un simpático y eficiente teniente 2º, con el que yo en el pasado había convivido tres años en la Escuela de Aeronáutica. Sin llegar a ser íntimos, manteníamos una buena relación de amistad.
Brevemente Ramiro me explicó que el estaba de guardia en la Base, y que a primera hora de esa mañana en Operaciones del Grupo se había recibido una sorpresiva orden de trasporte.
Se trataba de un vuelo a San Pablo, a buscar a una delegación de jugadores de Rugby que habían viajado a Brasil a competir en un torneo cuadrangular. El equipo se llamaba “Los Cuervos “ y los jugadores eran jóvenes socios del Club de Golf de Punta Carretas.
Por lo que sabía Ramiro, quien había autorizado ese intempestivo vuelo era nada menos que el Inspector General de la Fuerza Aérea, un Brigadier General …quien, ¡ Oh casualidad! , también era socio del Club de Golf… ..
A Ramiro lo había llamado por teléfono desde su casa, el Mayor, Jefe del Grupo 3, quien le había ordenado completar la tripulación del vuelo, y le había recordado que el único avión disponible era el 517 y que por lo tanto el vuelo debía partir lo antes que fuera posible porque ese C- 47 ya estaba asignado para otro vuelo que despegaría al día siguiente, en la tarde del lunes, con destino a Buenos Aires.
Evidentemente el de San Pablo era uno de esos vuelos problemáticos, sin tiempo en la escala ni para ir a tomar un mísero helado a la Avenida Paulista.
Intenté explicarle a mi amigo que yo tenía importantes proyectos personales para esa soleada mañana de domingo, pero Ramiro sin abandonar su tono amable y su buen humor, me informó que el Mayor había insistido especialmente en que se me convocara a mi , para esa poco atractiva misión. Aparentemente el Comandante que volaría como piloto principal y estaría a cargo del vuelo, así lo había solicitado.
“- Vos vás como copiloto de Alsogaray”- me soltó tímidamente Ramiro. Y agregó sin darme tiempo a reaccionar - “Me comentó el Mayor, que Alsogaray quiere que seas vos el copiloto, porque dice te conoce hace unos cuantos años y que cuenta contigo para resolverle cualquier complicación enojosa, de esas que surgen en estos vuelos sorpresivos.

¡El Comandante Alsogaray , otra vez ¡

Desde que a mi me habían habilitado como piloto de C-47, en varias oportunidades me había tocado acompañarlo como su copiloto. Vuelos de TAMU, el Trasporte Aéreo Militar Uruguayo, que desde la mañana a la tarde recorrían diversos aeródromos del interior.Todo el día arriba del avión. También algunos, “Imprevistos vuelos express”, al extranjero, a rescatar Jefes militares bolivianos o paraguayos caídos en desgracia política y extraditados con urgencia por sus respectivos gobiernos (Muy escasamente democráticos en esa época ) etc etc.
El Piloto principal (El Comandante Alsogaray) Volando el avión durante todo el día, aterrizando y despegando. alegremente en aeropuertos y aeródromos varios. . “Socializando“con las pasajeras jóvenes y de buena figura. Aceptando unos mates cebados por amistosos empleados de PLUNA en las escalas del interior. Charlando con conocidos que se acercaban a retirar encomiendas y que lo invitaban con biscochos calentitos …o con un “ tajito “ de asado si cuadraba que llegáramos a tiempo para el almuerzo….

El Copiloto. Reconstruyendo a lápiz y goma de borrar, interminables y defectuosas listas de pasajeros. Llenando formularios por triplicado, al carbónico apoyando los papeles sobre cualquier superficie horizontal más o menos lisa y limpia disponible. Inspeccionando rápidamente el avión, previo a cada uno de los decolajes. Controlando el correcto amarre y balance de la carga y el peso total del numeroso pasaje que las autoridades militares locales pretendían endilgarnos ( El pasaje en TAMU era gratis ¡!) “-.
Los manuales de vuelo para el C-47 especificaban un máximo de 28 pasajeros y un total de 30.000 libras, o sea 14 mil kilos de peso al despegue….Pero como era tradicional afirmar entre los que volábamos en esos aviones veteranos de guerra : - “ El C-47 es un avión muy “ guapo” y siempre es capaz de cargar un poco más de lo que se dice que puede cargar” -

…..Un caluroso mediodía en Vichadero, aquel “exótico” aeródromo de Pluna, caprichosamente ubicado en medio de los campos del departamento de Rivera….
-“¡Señor, señor. Por favor, no sea malo y déjeme subir en el avión que tengo que ir a cuidar a mi nietita enferma en Montevideo, para que mi hija pueda ir a trabajar en la fábrica.”- ¡
_” Lo siento señora, pero el avión está completo y no puedo hacer bajar a ninguno de los pasajeros que están anotados en la lista del Cuartel “- respondo.
“ Por favor, Déjeme subir, que si no hay mas asientos, yo aunque sea viajo parada “- me cargosean mientras yo me muevo apurado por abajo y alrededor del avión, atareado con la inspección pre vuelo, en un mediodía tormentoso de marzo, aplastante de calor y pegajoso de humedad, en Vichadero .
Es una viejita flaca, de cara quemada y arrugada por la edad, el sol y las heladas.
Flaca, flaca. Chiquita. Vestida con ropas grises y negras regastadas. Se cubre las canas con un pañuelo que alguna vez fue negro. Parece una de las “viuditas“ de la película Zorba el griego. Evidentemente pobre. Pobre, humilde y angustiada.
En fija que no tiene dinero para pagar el pasaje en Onda.
Y el piloto responsable del vuelo, el Teniente Coronel Alsogaray que no se ha movido de su asiento de la izquierda, allá arriba, en la cabina de pilotos ..…

¿Que se puede hacer ¿ …¿ Como le explico a la pobre viejita de Vichadero que no se trata de que no haya un asiento libre para ella?... ¿Como le hablo de peso máximo de operación . De baja presión atmosférica De mezcla rica y mezcla pobre…De viento calmo .. De lo corta que es esa pista ..?
¿Como le digo que yo no estoy autorizado a decidir y que seguramente, el responsable del vuelo no querrá saber nada de su problema ¿
Sin que se entere el Comandante, quien permanece sentado en su asiento de la izquierda esperando que yo termine de arreglar todo, la hago subir y le indico que se siente arriba de unas cajas de embalaje de cartón que van para Melo.
Total,.. la viejita no pesa casi nada….
No hay cinturón de seguridad para ella… Si tenemos algún problema en el decolaje, está “regalada” … El interior del avión parece un vagón de tercera clase de un ferrocarril del oriente boliviano.

Tampoco puedo olvidar aquella vez en que Alsogaray aterrizó en Treinta y Tres, y por exceso de confianza o por una momentánea distracción al llegar a la cabecera para hacer el consabido giro de 180º y volver atrás por la pista, dejó que el avión rodara unos metros para afuera de la angosta “senda” afirmada con pedregullo, en la que operaban los DC-3 de Pluna …y nuestros C 47
Había llovido bastante y lo que aparentaba ser una superficie firme cubierta de césped y vistosos “macachines” celestes, resultó ser en realidad algo parecido a un estero. Las dos ruedas principales del sobrecargado Douglas enterraron en el suelo fangoso toda la cubierta neumática y una considerable porción de la llanta de aluminio. Los dos motores acelerados , no pudieron con el barro.
Gran problema. No podíamos quedarnos a esperar que el sol de mayo secara el “pantano” ni que por casualidad viniera alguien a sacarnos del lío en que nos habíamos metido.
……….¡Por supuesto que el Comandante solucionó el asunto, resolviendo que fuera su “eficiente copiloto” quien se encargara que de conseguir la ayuda necesaria para salir del trance!
El Comandante estaba demasiado ocupado consiguiendo agua caliente para sebar unos mates mientras se solucionaba lo del atasco.
Hubo suerte y tan solo un par de horas mas tarde, contamos con el auxilio de un amable productor rural, amigo de uno de los empleados de Pluna, que tuvo la generosidad de suspender la tarea de desmonte de unos eucaliptos que estaba cumpliendo en un predio cercano, y se avino a trasladarse al aeródromo con dos de sus peones, un gran tractor Massey Freguson MF 165 rojo y un Land Rover del 66, verde ingles, flamante.
El mecánico del avión y yo, con la valiosa colaboración de los dos peones, pudimos amarrar ambas piernas del tren principal del C-47 , mediante unas largas eslingas de acero que nos había facilitado nuestro amigo , el funcionario de Pluna..
Extendimos las dos eslingas y con las dos máquinas del chacarero ubicadas a cierta distancia, sobre terreno firme , se procedió a remolcar cuidadosamente al avión, hasta que quedó otra vez a salvo, sobre la superficie de pedregullo rosado de la “pista”.
El único comentario del Comandante sobre todo lo ocurrido, cuando ya estábamos otra vez en vuelo rumbo a Carrasco, fue breve y cáustico – “No se retire de la Base sin controlar que los de mantenimiento del Grupo, hoy mismo laven bien todo el barro de esas ruedas. “ -

En otra oportunidad, habiendo aterrizado en Río de Janeiro un sábado de enero a mediodía, durante una misión de transporte, el Comandante me sorprendió con la noticia de que uno de los motores de nuestro avión, que recientemente había sido overholeado y en el vuelo de ida había completado las primeras 100 horas, tenía que ser debidamente inspeccionado allí mismo , y se le tenía que cambiar el aceite de inmediato, puesto que nos había llegado un radio de la Base ordenándonos regresar esa misma tarde a Montevideo.
Como de costumbre, el Comandante me encargó que me ocupara de le resolver el “problemita”, controlando que el Sargento técnico que era nuestro mecánico de vuelo se encargara de esa tarea, mientras el y el operador de la radio, un veterano Capitán Técnico, iban al bar del aeropuerto a tomarse algún refresco y se encargaban de confeccionar el plan de vuelo para el regreso…..
…………..Si. Por supuesto, adivinaron. Se trata de aquella vieja historia de “Meter las manos en el fuego“ (O mejor dicho, en las inmundicias surtidas que flotaban en el famoso tacho “ higienico” del C-47), donde habían ido a caer un par de elementos insustituibles para que el avión pudiera volver al aire. Aquella “graciosa“ historia que ya les conté hace un tiempo….

.
- Volviendo a lo que les contaba sobre aquella sorpresiva llamada de un domingo por la mañana.
Telefónicamente intenté convencer a mi amigo Ramiro de que yo tenía un compromiso personal ineludible y que además el lunes a primera hora sin falta, yo tenía que presentarme a mi Jefe, un intolerante Mayor quien me exigía siempre que lo mantuviera informado sobre todas las novedades que pudieran haber ocurrido en la Sección a su mando, donde yo era el único Oficial subalterno responsable.
Ramiro, sin perder la compostura, resolvió el asunto, jugando una carta demasiado fuerte para mi.
“ – ¡Mirá que el Mayor ( El Jefe del Grupo de Transporte, otro Mayor mucho menos tolerante que el bueno de mi Jefe ) dijo que si vos no venís ahora mismo para la Base a cumplir con este vuelo, vas a volver a volar en el Grupo…! Para el día del arquero ¡.”

Yo estaba asignado a volar en los C-47, sin ser un piloto orgánico del Grupo de Transporte. Esa amenaza directa a mi precario status de aviador “de los que volaban”, me dejó sin argumentos para eludir el compromiso.
Si en el Grupo no me incluían más en planillas de vuelo, yo pasaría a convertirme en lo que a mi más me podía deprimir en aquellos tiempos. Un simple burócrata militar, recibiendo y dando órdenes atrás de un escritorio lleno de aburridos papeles..
Y no tendría a nadie a quien acudir para “llorarle sobre el hombro”.


El Comandante Alsogaray apareció en la Base poco antes del mediodía, cuando el mecánico designado para el vuelo y yo ya habíamos completado todos los preparativos y el 517 estaba listo para partir. También el Cabo operador de la radio de HF ya había controlado su equipo.
Muy correctamente el señor Teniente Coronel Alsogaray respondió a nuestros correctos saludos militares. Afablemente nos dio los buenos días a cada uno, llamándonos por nuestros nombres y sin perder tiempo subió al avión para ir a instalarse en su puesto habitual. .
El asiento de la izquierda. ¡El asiento del piloto del C-47!

Imagen

Sin nada que se destacara de la rutina de un normal vuelo internacional, aterrizamos en Congonhas a última hora de esa tarde. Una clásica Kombi de ventanas , de la Fuerza Aérea Brasileira nos trasladó a nuestro hotel, a un par de cuadras de la Plaza de la República.

Domingo a última hora de la tarde en San Pablo.
La mayor parte de los comercios estaban cerrados, y aún si hubieran estado abiertos, nosotros carecíamos de dinero para gastar. No habíamos tenido oportunidad de cambiar dinero brasileño. El viático oficial para gastos, que estaba en Cruceiros, lo tenía el Comandante.
Y como “el hombre” nos lo había hecho saber, ese dinero, daba justo para pagar nuestra cena, la noche de hotel y para poder dejarle algo de propina al servicial chofer de la Kombi de la FAB, que temprano en la mañana nos pasaría a buscar para llevarnos de regreso a Congonhas.
Lo único razonable era cenar en el comedor del hotel, tomarnos alguna cerveza fría en el bar y acostarnos temprano a dormir.
¡Lindo paseo de fin de semana ¡


La mañana siguiente, cuando los cuatro tripulantes del 517 llegamos a Congonhas, buena parte de nuestros pasajeros ya nos esperaban. Era temprano, afuera todavía estaba oscuro pero en el interior de la amplia sala de embarque estaban encendidas todas las luces y el personal de limpieza ya casi había terminado con su trabajo. Un nutrido grupo de los jóvenes uruguayos del Rugby que estaban reunidos en un sector de asientos frente al mostrador de VASP, nos vieron llegar y nos saludaron, llamando nuestra atención bulliciosamente, con gritos y alzando los brazos.
El Comandante, muy sonriente y amable, se presentó a varios de los del grupo que se habían adelantado a reunirse con nosotros. Les explicó que pretendíamos partir para Montevideo lo más pronto posible y les pidió que se organizaran para facilitarnos el control de la lista de pasajeros que nos habían entregado en Operaciones del Grupo 3 en Montevideo y para poder proceder a pesar el equipaje de forma que. …-” Mi copiloto, el Teniente Arioni, pueda encaminar los trámites necesarios con Migraciones, el control de peso y la carga del equipaje y acompañarlos a ustedes a subir al avión ,mientras que yo me ocupo de informarme como se encuentran las condiciones meteorológicas en la ruta y de presentar el Plan de vuelo”-
Acto seguido el Comandante se disculpó con nuestros pasajeros, me dejó a cargo de todo y partió directo hacia el bar del Aeropuerto. ¡Antes que nada iba a ocuparse de hacer llenar su termo de agua caliente! Un verdadero piloto de transporte uruguayo no podía salir a volar sin asegurarse previamente de contar con los elementos necesarios para sebar los imprescindibles mates de la mañana.

El primer obstáculo que surgió en cuanto logré acomodarme para comenzar con el papeleo en un rincón libre del mostrador de VASP, fue que la delegación de “Los Cuervos” que figuraba en la lista del Grupo 3, se había ampliado un poco con tres fieles “hinchas amigos” que los habían ido a alentar, viajando a San Pablo por su cuenta, y que esa mañana pretendían regresar a Montevideo junto al equipo de sus amores.
En lugar de los 26 “Cuervos” que yo tenía en mi lista, ahora eran 29 los “pájaros negros.” Uno más que el máximo de pasajeros que estipulaban las Ordenes Técnicas de la Fabrica Douglas.
Como el Comandante no estaba, resolví dejar ese pequeño detalle para consultarlo con el, en cuanto regresara de su expedición logística.
Pedí que fueran arrimando los equipajes para pesarlos en una de las balanzas de VASP.
El primer “Cuervo“ que se presentó con sus valijas en la balanza, cargaba con nada menos que tres . Tres preciosas valijas paraguayas artesanales, de cuero color whisky, nuevitas y bien rellenas ¡! Total 38 kilos.
Los otros “Pájaros negros“ que pretendían volar con nosotros esa mañana , cargaban dos o tres valijas cada uno. ¡Se habían comprado todo San Pablo ¡
El equipo de Rugby del Club de Golf de Punta Carretas estaba integrado por robustos y musculosos jóvenes de clase social medio alta y alta. Ninguno de ellos tenía problemas económicos y habían aprovechado que regresaban en un avión de la Fuerza Aérea, fletado para ellos solos, probablemente confiando en pasar por la Aduana de Carrasco sin detenerse y saludando a los inspectores.!!
Uno de los últimos en traer su equipaje hasta la balanza, fue un joven “Cuervo“ de nombre Andrés , a quien yo conocía desde los tiempos de la infancia cuando ambos aprendiéramos a nadar en las piletas municipales de Trouville . Andrés cargaba con dos grandes valijas, …además de un notorio aliento etílico . Casualmente, mi conocido, en eso de la “carga” de vapores alcohólicos no estaba solo.
Con voz pastosa de “resaca”, me confió que el sábado de noche ,una vez terminada la actividad deportiva del campeonato de Rugby ,muchos de los integrantes de la delegación habían ido a festejar un honroso segundo puesto en el torneo, en un fabuloso local nocturno próximo al parque Ibirapueira, lleno de “garotas” , jóvenes y divertidas. Ese festejo era algo que en el ambiente del Rugby se consideraba insoslayable y se denominaba “El tercer tiempo.”

Imagen

Cuando finalicé con el control de equipajes yo ya tenía claro que si no tomábamos medidas de seguridad, íbamos a despegar demasiado cerca de los límites operativos máximos del C- 47.
Cada uno, y todos los pasajeros superaban los 70 kilos que habitualmente se tenían como promedio de peso humano. La suma de pesos de todas las “lindas valijitas” gordas y nuevas de los muchachos rondaba los 950 kilos.
29 robustos “Cuervos”, a un conservador promedio estimado de 90 kilos, mas cuatro tripulantes de físico normal ( De los que yo era el mas liviano, con mis escasos 63 kilos de entonces ) mas los 950 kilos de equipaje, según mis cálculos aproximados, sumaban un total de 4.000 kilos . Y a eso había que agregarle la carga de nafta.
Un C- 47 podía perfectamente con esa carga…en condiciones normales. Despegando de una pista al nivel del mar, Con viento de frente, y presión atmosférica standard .
Congonhas es como un “portaviones“ anclado en medio de un océano de casas y edificios . Construido sobre un pequeño cerro aplanado, las dos cabeceras de pista terminan abruptamente en sendos barrancos de más de treinta metros de altura. En la base del barranco lo que hay son calles, casas, automóviles, postes de electricidad…. y gente.
En 1967 el Aeropuerto tenía solo una pista. Orientada en el sentido Norte Sur. Una pista que no era demasiado larga, pero que normalmente sobraba para que despegara un C-47 con su carga corriente.
Imagen


Imagen

Cuando Alsogaray regresó con el termo bajo el brazo, traía la noticia de que el viento soplaba del noreste de 6 a 10 nudos y la presión atmosférica estaba un tanto baja…
Rachas de viento de costado, presión atmosférica baja, el avión muy cargado y…nada menos que.en Congonhas….
Rápidamente puse al tanto al Comandante sobre los problemas que teníamos con el excesivo peso de los pasajeros, el exceso de equipajes, además de los tres pasajeros extra- lista, que pretendían viajar con nosotros.
Alsogaray me miró fijo mientras meditaba durante unos segundos. Era un piloto veterano con muchos cientos de horas de vuelo más que yo. El C -47 no tenía secretos para el. Volaba en ese tipo de aviones desde cuando era un Alférez recién recibido.
_ “ Con esos números igual estamos dentro de los límites operativos , ¿ Verdad Arioni? y supongo que usted no va a querer que dejemos a alguno de estos muchachos de a pie o que los obliguemos a despachar valijas en otro avión” –
– “Me imagino que usted no quiere que alguno de estos jóvenes le vaya con el cuento al Brigadier de que el Teniente que volaba de copiloto anduvo poniendo dificultades, aunque el avión no estaba pasado de peso y estando en conocimientote que los tres pasajeros extra también son socios del Club de Golf ”- agregó sin dejar de mirarme fijamente con una sombra de sonrisa en la cara.
-“Por lo que me contaron ,hace unos años, usted tuvo un “encontronazo“ con el Brigadier, cuando usted era Alférez y el era Coronel y Jefe de la Base 2 . …Por otra parte, el C-47 es un avión muy guapo y bien puede cargar con algo más de lo que dicen que puede cargar. “ –
El Comandante remachó su discurso endilgándome el clásico slogan popular entre pilotos de transporte sobre la guapeza de aquel avión y…. dando por terminado el asunto.

Sin necesidad de hacer números, el veterano piloto estaba seguro que a pesar de la voluminosa y masiva carga que le íbamos a imponer, el 517 no nos iba a decepcionar.
De paso y sin entrar en detalles, también me hizo saber que el recordaba perfectamente los entretelones de aquel pasado episodio de mi aterrizaje de emergencia por falta de combustible con un T- 6, cerca de Villa del Carmen, en “dominios” del antiguo Coronel que había devenido Jefe máximo de la Fuerza Aérea…..

Así fue que como media hora mas tarde los quince “Cuervos” titulares, sus cinco suplentes, sus seis técnicos y sus tres amigos, mas nosotros, los cuatro tripulantes, “desfilamos” por la planchada de hormigón de Congonhas, hacia donde había quedado estacionado nuestro 517.

Cumplida la rutinaria prueba de comandos y motores ( Cigfach para los del oficio ) y previa autorización del “brasileiro” de la torre de control , Alsogaray hizo rodar al 517 hasta ubicarlo alineado con la pista, con la rueda de cola casi por fuera del hormigón de la cabecera .No desperdiciaba ni un metro de pista.
Con los frenos activados aceleró los dos motores hasta potencia de decolaje. Recién entonces soltó frenos….

Desde el comienzo de este relato no he ocultado mi escasa simpatía por la persona del Comandante Alsogaray. Desde aquellos tiempos en los que el acostumbraba salir de “cacería nocturna” de Aspirantes novatos, hasta cuando empezamos a compartir la cabina de los C- 47 como pilotos y el se “borraba” frente a las complicaciones usuales en los vuelos de transporte y a mi me mandaba a la” guerra “ solo y sin apoyo .
Pero lo que no se puede dejar de reconocer es que el Señor Comandante Alsogaray realmente era un gran piloto de C- 47.

El 517 libre de frenos comenzó la carrera de decolaje con bastante desgano. Los 1.200 HP de cada uno de los dos Pratt& Whitney roncaban como siempre, esforzándose por poner a volar a las casi 30.000 libras del avión muy cargado.
Poco a poco fue ganando velocidad, pero parecía que nunca iba a llegar a levantar la cola del hormigón y a separar las ruedas del pavimento. Era como si el pobre C- 47 estuviera demasiado fatigado para decidirse a abandonar la pista. Cuando por fin, pasadas las dos terceras partes de su extensión, logró alcanzar la velocidad necesaria para alzar vuelo, Alsogaray lo fue haciendo subir con gran delicadeza, sin mover el poste de comando. Lo dejó aumentar la velocidad volando al ras del hormigón y fue controlando el ascenso con solo girar de a poco la ruedita del compensador vertical.
Llegamos a sobrevolar la cabecera opuesta con algo así como ocho metros de altura sobre el hormigón. Superamos el borde del terraplén y continuamos subiendo despacito, despacito.
A escasos cincuenta metros de altura, volábamos a 100 millas por hora sobre las azoteas de las casas y sobre los autos que circulaban por las calles del barrio. El Comandante le ordenó al mecánico con una seña de pulgar arriba, que subiera el tren de aterrizaje
El ascenso a altura segura fue lento y estresante. Cuando pasamos los 500 pies, ya lejos del centro de San Pablo, el Comandante me hizo señas de que quería hablarme. Los motores aún seguían sonando muy fuerte y Alsogaray todavía no había corregido el paso de hélices ni había reducido gas.
-“ Arioni, vaya atrás a ver si puede hacer correr las valijas para adelante o algo, porque esto está muy mal balanceado . Está pesadísimo de cola.”- Me ordenó, casi gritando para hacerse oír por sobre el ronquido de los motores.


En la cabina de pasajeros, la mitad de las valijas estaban amontonadas, obstruyendo el paso por el corredor que quedaba entre las dos hileras de asientos, típica de la configuración de transporte de tropas de ese avión. Al resto del equipaje, el mecánico lo había acomodado en la sección trasera, en el espacio de fuselaje que quedaba libre frente al portalón de carga, por donde se accedía al avión.
Todo parecía normal. Los asientos laterales estaban todos ocupados. Pensé que al como yo lo había calculado, el problema era que llevábamos demasiada carga.
Estuve a punto de regresar sin más a la cabina de pilotos, pero algo extraño en el fondo de la cabina me llamó la atención. La puertita de chapa estampada que comunicaba con el compartimiento donde se guardaba el famoso “ tacho “ que en los C-47 cumplía las funciones de gabinete higiénico, estaba entreabierta y por la parte inferior de la abertura que dejaba en el mamparo trasero, asomaban un par de mocasines nuevos ,de cuero marrón . Unas elegantes medias celestes con rombos azules cubrían los tobillos de uno de los “ Cuervos”.
¡Con razón el veterano piloto se quejaba de que el 517 estaba pesado de cola. ¡Uno de los robustos jugadores de Rugby , acostado en el piso del avión sobre los últimos metros del fuselaje, con toda la carga que llevábamos, era la gota que derramaba el vaso. ¡El considerable peso de aquel “ pajarón” , tan atrás en el “ brazo de palanca”, era suficiente para que el centro de gravedad del cargado C-47 “cayera” fuera del plano central de las alas y que el compensador de profundidad “al tope” no alcanzara para mantener la actitud normal de ascenso.
¡Alsogaray estaría manteniendo la actitud de vuelo correcta, a puro brazo, desde que las ruedas perdieron contacto con la pista!
Sin dudarlo crucé de apuro, todo el corredor pasando por arriba de valijas y de las piernas estiradas sobre estas de varios de los pasajeros que ya se habían acomodado para dormir “la mona”.A alguno de ellos, sin poder evitarlo le pisé las piernas … y recibí los correspondientes insultos.
Considerando la fuerza que estaría haciendo el Comandante para mantener el avión en una segura actitud de ascenso, no me arriesgué a entrar al compartimiento trasero para no contribuir a aumentar con mis 63 kilos, el efecto de palanca que era lo que ocasionaba el desbalance del avión.
Empujé la puertita con las dos manos y enseguida sujeté los tobillos enfundados en esas medias tan a la moda. Luego, apoyándome con ambos pies en el mamparo, me recosté de espaldas sobre una gran valija que estaba apoyada de lado en el lugar justo para eso, y tiré.
Con toda la energía de mis 28 años, tiré para afuera, arrastrando el “cuerpo muerto” del borracho que se había quedado dormido allí adentro, totalmente en “off side” (Término propio del Rugby ) , después de aliviar su estómago en nuestro “ tacho higiénico”.
Afortunadamente el “mamado” resultó ser Andrés, mi antiguo camarada de aprendizajes de natación, el relativamente liviano wing derecho de “Los Cuervos “.
Digo afortunadamente, porque Andrés era uno de los siete backs, los jugadores menos robustos del muy robusto equipo. Gracias a esa condición, al piso de aluminio pulido del avión y a la adrenalina, lo pude “extraer” a pulso del compartimiento.
Furioso por el riesgo en que nos puso a todos, la estúpida conducta de Andrés, cuando este reaccionó incorporándose, protestando e insultándome, porque yo lo había despertado de esa forma tan violenta , le aplique un fuerte “empujón“ en el trasero y le ordené con bronca, que fuera a sentarse adelante, en el suelo del pasillo.
Tuve suerte de que el tipo estaba muy mareado y evidentemente no estaba en condiciones de responder a mi agresión física y verbal. En otras circunstancias supongo que yo lo hubiera pensado un poco más, antes de arriesgarme a provocar sus iras…..
Dos de sus compañeros, menos ebrios, que habían presenciado el altercado, lo ayudaron a acomodarse en la parte delantera del pasillo del avión. Yo regresé a la cabina de pilotos.
Me ubiqué en el asiento de la derecha sin hacer comentarios sobre lo ocurrido. El Comandante me dijo sonriendo “-
¿Vio como es totalmente cierto que el C-47 es un avión muy guapo? Ahora que por fin logré tenerlo bien compensado, este bicho carga con todos los “pájaros”, y sin ningún problema vuela solo-“
No comenté nada de lo que habría podido ocurrir si a uno de los más robustos forwards, amigos del Brigadier, le daba por ir también al “cuartito“, en pleno decolaje a liberarse del exceso de libaciones. A esa altura de las cosas yo estaba demasiado “caliente” con todo lo ocurrido en ese viaje, como para intentar explicarle a Alsogaray las verdaderas razones de aquel insólito problema de “Peso y Balance” de nuestro “ guapo 517.

Imagen


Humberto, Abril de 2016


Última edición por Humberto Arioni Jones el 29 Abr 2016 14:13, editado 1 vez en total.

Arriba
   
MensajePublicado: 26 Abr 2016 18:02 
Desconectado
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 21 Dic 2006 12:59
Mensajes: 25586
No ta ble!!!!

Alsogaray.....andate a la p. m. que te p.....

En cuanto pueda voy a "vuelo nocturno"

No sabía que el mecánico volaba en el cockpit...pensé que iba atrás o cuando mucho en elk compartimento trasero del asiento del comandante.


Arriba
   
MensajePublicado: 26 Abr 2016 20:10 
Desconectado

Registrado: 04 Ago 2009 20:00
Mensajes: 1256
INCREIBLE, Humberto, se asemeja al despegue del A340 en Carrasco jajaja


Arriba
   
MensajePublicado: 26 Abr 2016 23:13 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Ago 2009 11:22
Mensajes: 6799
Ubicación: Barrio Bella Italia - Montevideo
Querido Humberto este hermoso relato coincide con la charla que tuvimos en la puerta de La Española hace unos días, me alegra mucho que esos recuerdos sigan fluyendo y que no se detengan!. Sin dudas para nosotros es un privilegio seguir leyendo tus aventuras en la FAU y que tu las compartas con tanta generosidad.
Abrazo y gracias!!

_________________
Oscar Stanisich


Arriba
   
MensajePublicado: 27 Abr 2016 10:50 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 15 Mar 2008 16:34
Mensajes: 7972
Ubicación: Punta Carretas
Oscar . Te prometo que si los amigos de La Española hacen bien los deberes y me vuelven a "reparar" correctamente el sistema hidráulico, en el futuro próximo vas a poder seguir " disfrutando" de alguna anécdota más. Estoy considerando las probabilidades de que me expulsen de mi casa si me atrevo a contar algo de lo ocurrido cierta vez, en cierto vuelo a Santiago.... :rie :rie .....

Humberto :diablo


Arriba
   
MensajePublicado: 27 Abr 2016 13:23 
Desconectado

Registrado: 03 Ago 2009 11:35
Mensajes: 880
Ubicación: Montevideo - Punta Gorda
Sigo disfrutando de tus anécdotas.....
dale Humberto contá que pasó en el vuelo a Santiago ....estamos entre amigos y nadie nos oye.......

Abrazo

_________________
Luis Graziosi


Arriba
   
MensajePublicado: 29 Abr 2016 19:47 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 08 Nov 2009 23:26
Mensajes: 754
Excelente Humberto siempre es un disfrute leer tus anecdotas, por mas que esten al "70%".
Y me suma a Tabare con el "alsogaray andate..."


Arriba
   
MensajePublicado: 29 Abr 2016 20:37 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 15 Mar 2008 16:34
Mensajes: 7972
Ubicación: Punta Carretas
Y me suma a Tabare con el "alsogaray andate..." dijeron Tabaré y Delfín

No puedo dejar que por mis palabras se piense que el verdadero Comandante Alsogaray (Que no se llamaba Alsogaray :evil ) , era un mal tipo. Es verdad que era un poco abusador con los subalternos y muy " tacaño·" para soltar los comandos del avión , pero no es justo condenarlo por eso. :sonrisa
Excelente piloto, al hombre le gustaba muchísimo volar y como lo habían " desterrado" ,a trabajar en Personal de la Inspección General ( Lo que hoy es el Comando ) cuando podía subirse a un avión había que despegarlo " con agua caliente "del asiento izquierdo :rie
Y como buen " milico " :sonrisa , de los formados en la Escuela Militar, era duro con los de abajo. No era simpático.....Pero era un hombre recto y un caballero.

Humberto

PD Me halaga mucho que en estos tiempos en que la lectura es algo tan poco apreciado, mis relatos tengan tantos "hinchas" como los tienen en este Foro. :dedoparriba Como dijo Terminator " I´ll be back " :gran sonrisa


Arriba
   
MensajePublicado: 29 Abr 2016 20:46 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 20 Dic 2006 18:25
Mensajes: 7775
Ubicación: Montevideo-Uruguay
Otra jugosa anécdota y otro artículo más para el nuevo libro, que sin saberlo ya se está gestando... :dedoparriba

Julio

PD: el despegue fue "a lo Doolittle..."


Arriba
   
MensajePublicado: 30 Abr 2016 08:26 
Desconectado
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Feb 2009 20:11
Mensajes: 16616
Ubicación: Joaquín Suárez, Canelones
Eso es lo que se dice "en el anca de un piojo".


Arriba
   
MensajePublicado: 30 Abr 2016 09:13 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 31 Dic 2006 11:31
Mensajes: 2334
Ubicación: Punta Trouville
Como siempre, una(s) anécdota(s) muuuuy disfrutable(s) de Don Humberto. :bien :aplauso ¡Que se repita(n)!


Arriba
   
MensajePublicado: 01 May 2016 00:14 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 26 Dic 2006 15:14
Mensajes: 2059
Ubicación: Montevideo
Citar:
Y me suma a Tabare con el "alsogaray andate..." dijeron Tabaré y Delfín

No puedo dejar que por mis palabras se piense que el verdadero Comandante Alsogaray (Que no se llamaba Alsogaray :evil ) , era un mal tipo. Es verdad que era un poco abusador con los subalternos y muy " tacaño·" para soltar los comandos del avión , pero no es justo condenarlo por eso. :sonrisa
Excelente piloto, al hombre le gustaba muchísimo volar y como lo habían " desterrado" ,a trabajar en Personal de la Inspección General ( Lo que hoy es el Comando ) cuando podía subirse a un avión había que despegarlo " con agua caliente "del asiento izquierdo :rie
Y como buen " milico " :sonrisa , de los formados en la Escuela Militar, era duro con los de abajo. No era simpático.....Pero era un hombre recto y un caballero.

Humberto

PD Me halaga mucho que en estos tiempos en que la lectura es algo tan poco apreciado, mis relatos tengan tantos "hinchas" como los tienen en este Foro. :dedoparriba Como dijo Terminator " I´ll be back " :gran sonrisa

Muy buen relato, simplemente dos reflexiones sobre lo que se contó, la primera, las guardias de invierno siguen siendo las mismas, con la eterna pelea del cadete número de guardia apostado en las "siberias" peleando a brazo partido con sus dos mas grandes enemigos, el sueño y la recorrida del Comandante de Guardia.
Y la siempre abnegada y ejemplar madre acarreando comida para la vista del cadete arrestado es todo un clásico hasta estos días, no se como será lo de introducir "en la vichada" comida luego de regresar de la licencia o en la bolsa de ropa limpia que puntualmente enviaban nuestras madres semanalmente.
Es ley que lo incautado, además de suponer una sanción, terminara siendo destruído en el Casino de Oficiales o en el peor de los casos en el alojamiento del Encargado de Curso, compartido con los demás clases..... ¡yo nunca lo hice ni lo volveré a hacer!.

En cuanto a la segunda reflexión, relacionada con la compulsión del señor Teniente Coronel de delegar los trabajos mas arduos en su subalterno inmediato, me acuerdo algo que me dijo mi primer Sargento de Sección (un canario grandote de Treinta y Tres, que imponía mas respeto entre sus subalternos por el tamaño de sus manos y el tono ronco de voz), al llegar nuevito de la Escuela Militar, como Alférez y al hacerme cargo de mi primera Sección de Fusileros, en suma el Sargento G...... me dijo con aquel vozarrón que metía miedo en el alojamiento de la Compañía: "mi Alférez, beneficios por derecha, joderse por izquierda", pura y simple filosofía militar.
Aprovecho para dejar un recuerdo al ya fallecido Sargento, que con su experiencia y también oportunos avisos, me salvó de la propia "cag.... de alférez" mas de una vez.


Arriba
   
MensajePublicado: 01 May 2016 00:23 
Desconectado
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Feb 2009 20:11
Mensajes: 16616
Ubicación: Joaquín Suárez, Canelones
"mi Alférez, beneficios por derecha, joderse por izquierda": tan sencilla como clara reflexión. ¿En ninguna oportunidad se permite el ingreso de vituallas? es peor que la cárcel. :llanto


Arriba
   
MensajePublicado: 01 May 2016 00:35 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 26 Dic 2006 15:14
Mensajes: 2059
Ubicación: Montevideo
Citar:
"mi Alférez, beneficios por derecha, joderse por izquierda": tan sencilla como clara reflexión. ¿En ninguna oportunidad se permite el ingreso de vituallas? es peor que la cárcel. :llanto
El rancho se supone que es "abundante y de buena calidad". beg beg beg


Arriba
   
MensajePublicado: 01 May 2016 09:22 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 13 Jun 2009 21:56
Mensajes: 9475
Ubicación: Paso de los Toros, Tacuarembo
Se admite el ingreso de alimentos DURANTE la visita de los familiares a los arrestados (usualmente el domingo en la tarde). Una vez finalizada la visita, los "sobrantes" deben irse con los mismos familiares con los que entraron...
El rancho fue, es y sera... tambien "Rico y Abundante".. beg beg (tambien... jaja)

_________________
Quicquid agas age - 'Whatsoever you may do, do'
lema del 28(AC)Sqn. RAF


Arriba
   
MensajePublicado: 01 May 2016 10:52 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 15 Mar 2008 16:34
Mensajes: 7972
Ubicación: Punta Carretas
Citar:
"mi Alférez, beneficios por derecha, joderse por izquierda": tan sencilla como clara reflexión. ¿En ninguna oportunidad se permite el ingreso de vituallas? es peor que la cárcel. :llanto
:rie A la carcel se va por la fuerza ...de las circunstancias :triste A las academias militares se ingresa queriendo y haciendo mucha fuerza. Luchando contra todas las dificultades :rie
Nadie que no lo desee entra de cadete militar . y el que se queda , a pesar de todos los " contratiempos " beg , es porque en verdad quiere quedarse.

..".La torta " en realidad era como un pedacito de hogar paterno que además de complementar al " rico y abundante " :rie , servía para aliviar las penas del "extrañe". Creíamos ser hombres de armas ,... pero aún éramos unos gurises..... :angel:

Humberto.


Arriba
   
MensajePublicado: 01 May 2016 13:08 
Desconectado

Registrado: 16 Ago 2012 21:16
Mensajes: 179
Ubicación: Santa Clara del Olimar
Siempre me llamo la atencion que uno de los mas ricos "manjares" del "menu" militar se llamara "tumba".....alguien sabe porque?

_________________
Sean los orientales tan ilustrados como valientes


Arriba
   
MensajePublicado: 01 May 2016 13:29 
Desconectado
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Feb 2009 20:11
Mensajes: 16616
Ubicación: Joaquín Suárez, Canelones
El menú clásico: sopa, pirón y tumba.


Arriba
   
MensajePublicado: 01 May 2016 13:48 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 13 Jun 2009 21:56
Mensajes: 9475
Ubicación: Paso de los Toros, Tacuarembo
Citar:
Siempre me llamo la atencion que uno de los mas ricos "manjares" del "menu" militar se llamara "tumba".....alguien sabe porque?
Creo firmemente, que sos el primero que se anima a preguntar abiertamente... jaja...
el dia de tumba, "regalaba" mi piron.., usualmente canjeado por la fruta del dia (no pregunten de qué dia...)
asi como el dia de "chupin de pescado"... solo comia el postre (casi siempre doble porque tambien lo canjeaba por MARTIN FIERROOOO...

_________________
Quicquid agas age - 'Whatsoever you may do, do'
lema del 28(AC)Sqn. RAF


Arriba
   
MensajePublicado: 02 May 2016 22:58 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 26 Dic 2006 15:14
Mensajes: 2059
Ubicación: Montevideo
Citar:
Siempre me llamo la atencion que uno de los mas ricos "manjares" del "menu" militar se llamara "tumba".....alguien sabe porque?
Habrá sido bautizado por el mismo que llamó "gorrión" al desayuno en campaña de carne con pirón, galleta de campaña y café negro.


Arriba
   
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema  Responder al tema  [ 20 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC-03:00


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puedes abrir nuevos temas en este Foro
No puedes responder a temas en este Foro
No puedes editar sus mensajes en este Foro
No puedes borrar sus mensajes en este Foro
No puedes enviar adjuntos en este Foro

Ir a:  
cron
Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Limited
Traducción al español por phpBB España