RATONES DE HANGAR

Para la Discusión, Divulgación y Conservación del Patrimonio Histórico Aeronáutico Uruguayo e Internacional en Poder de Nuestro País
Fecha actual 22 Feb 2019 08:51

Todos los horarios son UTC-03:00




Nuevo tema  Responder al tema  [ 12 mensajes ] 
Autor Mensaje
MensajePublicado: 03 Feb 2013 14:44 
Desconectado
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Feb 2009 20:11
Mensajes: 16511
Ubicación: Joaquín Suárez, Canelones
Imagen

UN VUELO CON SUERTE DISPAR

Este relato tiene como protagonista aeronáutico al Cessna 170B, originalmente matrícula civil CX-ANO, que pasara en el año 1977 a ser el FAU 736 por resolución judicial.
En momentos que un oficial piloto se disponía a hacer un vuelo de rutina, un amigo destinado al área de mantenimiento que tenía intenciones de cazar en el interior del país, le solicita la posibilidad de modificar el vuelo hacia donde tenía pensado ir, como forma de hacer un sencillo y rápido reconocimiento del terreno desde el aire. La idea de hacer algo distinto fue bien recibida.
En principio el cazador manifestó que el lugar en cuestión estaba al norte del departamento de Canelones, cercano a los límites con Florida, lo cual no resultaba una desviación muy importante del recorrido original programado.
Una vez reajustado el plan de vuelo de acuerdo al nuevo motivo, decolan con rumbo norte en un vuelo totalmente visual (que era para lo cual estaba autorizado, ya que la aeronave tenía tanto la brújula como el indicador de actitud con problemas de funcionamiento). Guiándose por la topografía y la geografía ampliamente conocida de la zona, sobrevolada durante años de formación profesional, llegan hasta el lugar buscado que finalmente quedaba mas lejos de lo previsto en un principio. Ya en el sitio se disponen a dar varias vueltas sobre el terreno para su reconocimiento, tratando de ubicar aquellos puntos de interés para la instalación del futuro campamento, luego de lo cual deciden emprender el retorno.
Sin prestar atención a la brújula que no era de confianza, el piloto se orienta por el terreno y emprende lo que para él era rumbo sur. Cabe agregar que a poco del inicio de este vuelo, la meteorología que no había sido consultada antes de partir, fue desmejorando, obligando a ir descendiendo la altitud de vuelo para poder seguir guiándose visualmente.
Emprendido el retorno con las condiciones empeorando se fueron sucediendo los poblados y las rutas sin que ambos pasajeros pudieran identificarlos, hasta que perciben en el horizonte una gran extensión de agua que hizo pensar al piloto, convencido de lo acertado del rumbo que venía manteniendo, que se trataba del Río de la Plata y por lo tanto se encontraban cercanos al arribo.
A medida que se iban acercando grande fue la sorpresa cuando el amigo le hace notar que del otro lado del espejo de agua se distinguía una costa, lo cual invalidaba tal suposición. Luego de un primer momento de incertidumbre no tardaron en percatarse que se trataba del embalse de la represa del Rincón del Bonete en pleno Río Negro, en el centro del país. La conclusión era tan clara como sorpresiva para los viajeros: habían iniciado el retorno en sentido totalmente contrario al que debieron seguir. A esa altura el vuelo ya había insumido casi todo el tiempo previsto originalmente, y los medidores de los tanques de combustible así lo atestiguaban.
El piloto era ampliamente conocedor de las capacidades “camperas” de operación de su máquina. Se trata de un avión liviano de tren convencional, lo cual hace difícil una clavada de nariz comparado con uno de tren triciclo, además de adoptar una actitud de elevación de la trompa al dar potencia, lo cual aliviana la presión sobre las ruedas principales y facilita el despegue en terrenos poco preparados. No duda entonces en aterrizar en el primer camino vecinal de balasto que encuentra. Allí hace descender a su amigo, que no salía de su incredulidad por lo que acababa de ocurrir, y que la refuerza al solicitarle el piloto que vaya hasta una pulpería cercana para preguntar dónde se encontraban (tal cual lo haría cualquier automovilista que se encontrara perdido por esas alejadas rutas).
Ahí confirman que se encontraban en Durazno, mas precisamente en la ruta 100, y reciben instrucciones de los parroquianos de cómo llegar a la capital departamental: continuar por la misma hasta llegar a la ruta 14 y de ahí a pocos kilómetros se encontrarían con la BAII (un camino rápidamente recordado de los años de instrucción de vuelo avanzado).
Con total naturalidad el Cessna volvió a decolar del camino. Una vez ganada la altura suficiente se reportaron con la base aérea duraznense para informar su ubicación y que tenían a esa como destino (con la imperiosa pero no declarada necesidad de recargar combustible para poder llegar a Montevideo), solicitando además fuera informada la unidad a la cual estaba asignada la aeronave, ya que a esas alturas comenzarían a notar la falta de su arribo como estaba previsto según el plan de vuelo. No sería nada bueno que se declarara una emergencia por aeronave con paradero desconocido.
Grande fue la sorpresa cuando finalizada la comunicación se escucha en la frecuencia de Durazno una voz, rápidamente reconocida por el desorientado piloto, interrogando sobre qué estaba haciendo ahí, en esa aeronave, y en las pésimas condiciones climáticas imperantes. Se trataba nada menos que de su superior, volando en un Fairchild rumbo a Rivera en vuelo de Tamu. No se sabe si llegó a esbozarse alguna apresurada respuesta por parte del sorprendido piloto, pero la orden inmediata que recibió fue de aterrizar y permanecer en Durazno.
Agregando otro jalón mas en su pragmático derrotero, una vez completado de combustible el 170B por parte de un conocido que se encontraba en la base (a pesar de cierta restricción en el suministro que había por esos momentos), el piloto volvió a ganar los cielos rumbo al sur. Antes había dado la oportunidad a su pasajero de, si entendía que hasta ahí había sido suficiente la aventura, retornar por tierra a Montevideo; pero como corresponde a todo buen amigo, aquel decidió acompañarlo a pesar de todo.
Como uno ya puede imaginarse en estos casos, las cosas no fueron mejorando en la última etapa del ajetreado viaje, sino todo lo contrario. El tiempo empeoró notoriamente, la lluvia y la tormenta se hicieron intensas, lo cual obligó a tener que volar bajo para escapar al plomizo techo de nubes, tomando ahora como certero guía el eje de la ruta 5.
La lluvia y las rachas se hacían sentir con fuerza en el cuerpo de los pasajeros, trasmitidos por el sencillo fuselaje del avión al cual el piloto le tenía una gran confianza.
Descartada ya durante el viaje la posibilidad de aterrizar en la pista de pasto de la BAIII a sabiendas de que estarían anegadas las zonas bajas, se decide rumbear para el aeropuerto Angel S. Adami de Melilla. Pero las condiciones adversas impiden operar en el mismo, por lo cual a esa altura la única alternativa posible era el aeropuerto de Carrasco. El camino era arto conocido por el piloto, y a pesar de la adversidad climática, no tuvo problemas en ubicar las calles y caminos que conocía hasta el cansancio desde el aire: camino Mendoza, del Andaluz, Repetto, ruta 8 y ruta 102 hasta la cabecera de la pista 19.
Mientras todo esto sucedía, el vuelo de Tamu que en su ida hacia el norte se había encontrado por una inconveniente casualidad con los protagonistas de esta historia, hacia rato que se encontraba en patrón de espera para aterrizar en Carrasco, impedido por las condiciones reinantes a causa del temporal.
Los osados pasajeros del Cessna ya habían informado al control del aeropuerto de sus intenciones, y habían recibido como respuesta las pésimas condiciones en que se encontraba la terminal aérea para operar en esos momentos. Recurriendo a una práctica muy usada en estas situaciones, luego de haber seguido toda la trayectoria conocida que lo pondría en final de pista e intuyendo donde se encontraba, el piloto informa al control de torre que esta con pista a la vista y pronto para aterrizar. Recibe como respuesta una lacónica confirmación de las difíciles condiciones de operación en esos momentos, y la autorización a proceder de acuerdo a su parecer.
Es así que aterrizan sin problemas y mientras despejaban tranquilos la pista con el motor ronroneando a bajas vueltas, reciben la llamada del Tamu comandado por su jefe, pidiendo le sean trasmitidas las condiciones de la pista. Diligentemente el piloto le informa a su superior que el techo de nubes estaba a 500 pies, la visibilidad llegaba a los 2000 pies, y que había pista encharcada. Esta inesperada ayuda permitió al Fairchild sortear una situación que se venía presentando complicada, aterrizando finalmente sin inconvenientes.
De mas esta decir que el protagonista de esta historia no creyó necesario hacer ningún informe detallando las vicisitudes que debieron sortear ese día, colaborando para ello la comprensión de algunos terceros involucrados.
Hasta acá esta historia hubiera tenido un final feliz y sin consecuencias, de no ser por un hecho fortuito, de esos en donde algunos dirán que jugó el azar, y otros que el diablo anduvo metiendo la cola.
Como es de imaginarse el aterrizaje del 170B en un camino de campaña no pasó desapercibido, y lo que primero fue tomado como una alucinación de algún parroquiano bebido de la pulpería, pronto se confirmó que había sido realidad por varios testigos presenciales del hecho.
Una costumbre muy arraigada en nuestro país, y sobretodo en el interior donde en todas las épocas la vida ha sido más monótona y los motivos de distracción más escasos que en las ciudades capitales, es la de jugar a la quiniela.
Para elegir a que números apostar la inventiva popular ha desarrollado diversos métodos: asignar un número al motivo de un sueño, tomar las últimas cifras de la matrícula cuando alguien compra un coche, o las de un vehículo extraño que llega al lugar, o hasta la ubicación que se asigna para enterrar un muerto en el cementerio (últimamente los interesados se acercan indiscretamente al funcionario municipal para enterarse del número, pero en muchas oportunidades él mismo lo comunicaba a viva voz sin ningún pudor).
La aparición de FAU 736 fue por lo tanto, además de motivo de conversación durante buen tiempo en el paraje, un excelente inspirador a la hora de probar suerte en el popular juego de azar. Muchas personas se vieron inesperadamente recompensadas al salir a la cabeza el número 736, lo cual generó cierta conmoción en la zona hasta el punto que una radio local decidió investigar los orígenes del inusual hecho. Allí los afortunados relataron lo que había sucedido con lujo de detalles (y tal vez algún agregado pintoresco que nunca falta en estas ocasiones).
La noticia se difundió rápidamente en Durazno, llegando a oídos de un oficial que al enterarse, enseguida ató cabos y concluyó la verdad de lo sucedido días atrás. Paradójicamente, lo que fue un golpe de suerte para muchos lugareños, terminó recayendo sobre el joven oficial que inevitablemente debió cumplir la correspondiente sanción impuesta por su superior, si bien por la bondad del mismo no fue tan ejemplarizante como hubiera sido de esperar.


Última edición por Ricardo Varela el 05 Feb 2013 12:35, editado 1 vez en total.

Arriba
   
 Asunto:
MensajePublicado: 03 Feb 2013 23:08 
Desconectado
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 21 Dic 2006 12:59
Mensajes: 25430
Muy bueno Ricardo.


Arriba
   
 Asunto:
MensajePublicado: 03 Feb 2013 23:24 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 20 Dic 2006 12:56
Mensajes: 31379
Ubicación: Montevideo - Punta Gorda
Quien hubier pensado que un juego de azar, vendrìa a quemar todo, no?

Buena anécdota, la habia oido, pero no con tanto detalle, el ex CX-ANO descanza atras del parrillero del museo.

_________________
El trabajo del Administrador del foro es duro y sucio, pero alguien tiene que hacerlo... recuérdenlo.


Arriba
   
 Asunto:
MensajePublicado: 04 Feb 2013 00:12 
Desconectado
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 21 Dic 2006 12:59
Mensajes: 25430
Citar:
Quien hubier pensado que un juego de azar, vendrìa a quemar todo, no?
donde el superior que iba en el TAMU hubiese querido indagar enseguida saltaba todo igual, o no :?:


Arriba
   
 Asunto:
MensajePublicado: 04 Feb 2013 05:52 
Desconectado
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Feb 2009 20:11
Mensajes: 16511
Ubicación: Joaquín Suárez, Canelones
Claro Taba, pero después que tomó estado público..................Parece que en el momento que dejó de operar era
perfectamente recuperable, hoy no se en que estado estará.


Arriba
   
 Asunto:
MensajePublicado: 12 Feb 2013 20:39 
Desconectado
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Feb 2009 20:11
Mensajes: 16511
Ubicación: Joaquín Suárez, Canelones
Lamentablemente este sábado pude constatar en que estado está :cry:

Imagen


Arriba
   
 Asunto:
MensajePublicado: 12 Feb 2013 22:53 
Desconectado
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 21 Dic 2006 12:59
Mensajes: 25430
Un 170 de 300 pulgadas con un motor de seis cilindros :?: :?: :?:


Arriba
   
 Asunto:
MensajePublicado: 12 Feb 2013 22:58 
Desconectado
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 21 Dic 2006 12:59
Mensajes: 25430
Mirando en Internet es un Continental C-145 de seis cilindros...toma pa bo!!!! hubiese jurado todo que el 170 llevaba un motor de cuatro émbolos.


Arriba
   
MensajePublicado: 13 Feb 2013 20:12 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 15 Mar 2008 16:34
Mensajes: 7896
Ubicación: Punta Carretas
A uno le entra curiosidad por saber como fue que en principio, casi pasa desapercibido el hecho de que el piloto del Cessna ignoró " alegremente " la muy razonable , concreta y directa orden de permanecer en Durazno hasta que mejoraran las condiciones meteorológicas , radiada desde el Fairchild de Tamu por su superior . :shock: :?: :shock:
Todos los que alguna vez hemos servido en la FAU , sabemos de algún " relajito " parecido a ese vuelo visual, para estudiar un buen paraje donde acampar , pero todo tiene su límite . :twisted:
Por suerte , tuvieron Suerte .
Se nota que Murphy ese dia estaba mirando para otro lado . :lol: :lol: :lol:
Muy bueno el estilo ascético y periodístico Ricardo . 8) 8) Tu relato no necesita adjetivos para despertar todo nuestro interés y......nuestra mas morbosa curiosidad :lol: :lol: :lol: :lol:

Humberto :)


Arriba
   
 Asunto:
MensajePublicado: 13 Feb 2013 20:44 
Desconectado
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Feb 2009 20:11
Mensajes: 16511
Ubicación: Joaquín Suárez, Canelones
Gracias Humberto. Tal vez pueda despejar tu duda algún día (¿no habrá sido en "agradecimiento" por haber podido
aterrizar el Tamu en Carrasco?).
¿Encontraste el artículo un poco adjetivado de más?


Arriba
   
MensajePublicado: 14 Feb 2013 11:12 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 15 Mar 2008 16:34
Mensajes: 7896
Ubicación: Punta Carretas
Hay "perdices" que no se deben cazar. Es mejor que se sepa el pecado y que el pecador siga siendo anónimo :lol: :lol:
! Nada de excesos de adjetivos ! Al contrario ,...... y eso fue lo que pretendí aplaudir .¡ 8) 8)

Humberto :)


Arriba
   
 Asunto:
MensajePublicado: 14 Feb 2013 17:28 
Desconectado
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Feb 2009 20:11
Mensajes: 16511
Ubicación: Joaquín Suárez, Canelones
El pecador esta a buen recaudo, sobretodo si pretendo conseguir otras anécdotas para contar. 8)
Viniendo de un excelente relator como tu Humberto, tu opinión es muy apreciada. :)


Arriba
   
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema  Responder al tema  [ 12 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC-03:00


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puedes abrir nuevos temas en este Foro
No puedes responder a temas en este Foro
No puedes editar sus mensajes en este Foro
No puedes borrar sus mensajes en este Foro
No puedes enviar adjuntos en este Foro

Ir a:  
cron
Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Limited
Traducción al español por phpBB España