RATONES DE HANGAR

Para la Discusión, Divulgación y Conservación del Patrimonio Histórico Aeronáutico Uruguayo e Internacional en Poder de Nuestro País
Fecha actual 23 Abr 2019 09:23

Todos los horarios son UTC-03:00




Nuevo tema  Responder al tema  [ 4 mensajes ] 
Autor Mensaje
MensajePublicado: 07 Sep 2011 20:58 
Desconectado
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 21 Dic 2006 12:59
Mensajes: 25543
Diez años atrás, en aquel feo martes 18 de setiembre de 2001 fallecía Nery Mendiburu. No es mi interés resaltar su desaparición física sino por el contrario evocar hoy a la figura de Nery, homenajearlo de forma sencilla…dar un granito más de arena en memoria de su obra, legado y enseñanza.
No llegué a tiempo para conocerlo en vida, oportunidad que si tuvo Eduardo Luzardo, Rolando Grasso y Gary Kuhn. Que me hubiese gustado no cabe duda. Cada un uno de nosotros tiene su época, esa es la debilidad de los mortales.
Como una vez dije en este foro: “las fotos de Nery son el alcohol en el vino”. Sus fotografías son de menester para cualquiera que aborde una temática aeronáutica nacional y regional. Gracias a Fernando Díaz, Martín Blanco, Julio Salvo, Gary Kuhn y Eduardo Luzardo tengo unas cuantas fotos de la colección de Nery, tanto en papel como en la computadora. A todos ellos reitero mi agradecimiento.
Les puedo asegurar que en cada foto que veo de Nery imagino que viajo en el tiempo y estoy a su lado. No me es ajena la línea blanca de parqueo de aviones ni el cartel con la palabra “calzas” del Aeropuerto de Paysandú, sitio donde este gran personaje sanducero tomó la mayoría de sus fotografías de su vasta colección, acompañado en varias oportunidades de su hijo Martín que aparece en muchas de sus fotos posando bajo las alas de los aviones.


Que mejor que las palabras de Rolando Grasso, Gary Kuhn y algunas de sus fotos para recordar hoy a uno de los creadores de la mística ratona.

Imagen
BAEN II-Año 1961.

Gary Kuhn
En marzo de 1958 Nery Mendiburu fue una de las quince personas que respondieron a mi nota de solicitud de intercambio postal en Latino América en la revista “Flying Magazine”. La mayoría eran de Argentina, incluso algunos de ellos continúan en contacto: Marcelo Miranda es uno de los más antiguos.
Nery era estricto en mantener nuestra correspondencia al tiempo que yo terminaba mis estudios, servía al Ejército por seis meses y comenzaba a dar clases en la Universidad de Wisconsin-La Crosse, manteniendo mis viajes mensualmente y recibiendo correspondencia de la calle Orientales número 670 de la cuidad de Paysandú.


Imagen
Charles Chalking-Paysandú- Año 1978

El me enviaba negativos y yo copias de 8 por 12 y 10 por 15 de sus fotos. La regularidad con la que Nery enviaba correspondencia me motivó a visitar periódicamente campos de vuelo para tomar fotografías, cuando en aquella época el acceso a los aeropuertos era más fácil que en nuestros días.
La variedad de aviones que Nery fotografiaba era impresionante. Incluso visitaba regularmente aeropuertos argentinos y en la época estival iba a visitar a sus parientes en Punta del Este. Recuerdo que se quejaba de cómo había desaparecido su aeropuerto favorito: El Jaguel. Lo habían transformado en “boliches”…el escribía en su castellano y yo en mi pobre español, de todas formas lográbamos sintonía.
Aprendí mucho de Uruguay. Todavía hoy es referencia para mi el “Manual de Escolares-Historia de Uruguay”, libro que gentilmente me enviara el 6 de abril de 1968. Este libro es de gran relevancia ya que describe todos los acontecimientos que tuvieron lugar hace 200 años en lo que fue el inicio de la revolución oriental.
Un día, hace ya como quince años, sorprendí a Nery con una llamada telefónica. Mi oído para escuchar el idioma rioplatense no era bueno pero igual estaba contento de poder hablarle directamente. Aún más importante sin lugar a dudas fue cuando nos conocimos personalmente en noviembre del año 2000 en Maldonado. Creo que su viaje final de verano a Punta del Este fue para conocerme.


Imagen
Vergara- Treinta y Tres-Año 1980

Rolando Grasso
Nery Mendiburu nació en Paysandú el 18 de junio de 1924. Desde muy temprana edad se sintió atraído por la Aviación. Sus padres se habían separado siendo él muy niño, quedando él junto a su mamá, Da. Herminia Firpo, y una pequeña hermana. Su padre, que era muy amigo del caudillo del Partido Nacional Dr. Luis Alberto de Herrera, estaba dedicado a la actividad política, y luego formó familia nuevamente, de la cual Nery tuvo un hermano y tres hermanas más.
En los albores de su juventud, Nery, entusiasmado desde pequeño por lo aeronáutico, quiso cristalizar su vocación ingresando a la Aviación Militar. Aquí tenemos que hacer un pequeño paréntesis para observar la situación en su verdadera perspectiva. La 2ª Guerra Mundial ya había comenzado, y si bien era un acontecimiento alejado geográficamente de estos lares, siempre se temía que pudiera llegar a involucrarnos más directamente. Además, en la Aviación, en aquella época, no se valoraba debidamente el concepto de seguridad de vuelo como algo inherente a la mayor profesionalidad de los pilotos, sino que se le daba mayor importancia al arrojo y la temeridad, lo que propiciaba muchas veces actitudes imprudentes que invariablemente costaban vidas. Ante este panorama, no es de sorprenderse que su Sra. Madre no le permitiera ingresar en la Aviación, por el temor de perder a su hijo varón. Pero Nery no descartó vincularse con la Aviación; sólo lo postergó por consideración a su Madre, aunque no ya como profesión. Entró a trabajar en un Banco en su nativa Paysandú y en esa institución permaneció durante 42 años, hasta su jubilación.
El 3 de julio de 1948 contrajo matrimonio con la Sra. Nelly Benedetto, con quien tuvieron tres hijos, Martín, María y Mauro. Nela, que así se la conocía a su Sra. esposa y que, con Nery, compartió más de 53 años de vida matrimonial, no miró a la Aviación como competidora, sino que por el contrario, para evitar que para Nery ese tema fuera una frustración, lo instó y apoyó para realizar el curso de Piloto Civil, el que comenzó en 1950.


Imagen
Charles Chalking-Paysandú-Año 1985.

Yendo al Aero Club a hacer el curso, empezó a fotografiar los aviones que allí había, y cuando aparecía algún visitante de otros “pagos”, también lo fotografiaba; casi sin darse cuenta había empezado una actividad que en 50 años lo llevaría a formar una colección compuesta por más de 29.000 fotografías.
En el principio su actividad fotográfica cubría los aviones civiles y militares que pasaran por Paysandú; luego fue ampliando el espectro con visitas a otros aeródromos, festivales, bases aéreas y aeronavales.
Cierto día, un amigo del Aero Club le comentó que en una revista Flying que había en la institución, había un ofrecimiento de un extranjero que buscaba “pen-pals” para intercambio de material referente a la Aviación; este extranjero se llamaba (y aún se llama) Gary Kuhn. Nery le escribió y comenzó una “relación postal” que duraría 48 años y medio; y digo “postal” pues físicamente no se conocían; intercambiaron cientos o miles de fotos y negativos de aviones, pero ninguna de ellos mismos; tuve la fortuna de estar presente la primera vez que se encontraron personalmente, en la Base Aeronaval Nº 2 “Cap. Curbelo”, en noviembre del 2000, junto con otros tres spotters uruguayos, Pedro Otto Ceróvaz, Eduardo Luzardo y Gabriel Lladó.
Gary no fue el único corresponsal que tuvo; varios argentinos, entre ellos Francisco Hallbriter y Marcelo Miranda, sin dejar de mencionar al gran amigo y “hermano mayor” de quien esto escribe, el ya fallecido Horacio Gareiso, quien conoció a la que después sería su esposa Norma (otra sanducera), por “culpa” de su amistad con Nery. También quien esto escribe conoció a Nery en primera instancia a través del intercambio de fotos e informaciones. Nery tenía corresponsales en muchos países, inclusive en Japón, pero luego, debido al alto costo de los envíos, tuvo que ir descartando algunos, quedándose con los de América.
La Muerte, aparte de ser un evento ineludible de nuestras vidas, tiene la virtud de aplicar una suerte de amnistía a los que por ella pasan; es así que personas que en vida recibieron cuestionamientos más o menos severos, luego de fallecidos le sobreviven solamente los méritos y las virtudes, dándose por exculpados sus defectos y malos procederes.
Pero en el caso de Nery, este mecanismo no fue demasiado necesario, pues su hombría de bien inundaba el medio en el que se movía, incapaz de un gesto o actitud hostil a pesar de su temperamento vasco, templado por una enorme generosidad; era un hombre de familia, respetado y querido por todos. Y esto que puede ser moneda corriente en muchas crónicas necrológicas, en Nery no era fruto de la imaginación del cronista, sino el envidiable reflejo de la realidad.
Aún recuerdo cuando, un día a fines de enero del 2001, a poco de haber aterrizado en Paysandú con un amigo, en un aparte me dijo: “Sabés que me encontraron un cáncer en un testículo”; yo, tratando de asimilar el golpazo sin que se notara, intenté apoyarlo y animarlo diciéndole “que ahora no es como antes, ahora hay más probabilidades de curarse, etc., etc.”. Todas las cosas que se le pueden ocurrir a un poco ocurrente amigo, que aturdido aún por la noticia, no se dio cuenta que estaba frente a un hombre de profunda fe cristiana, que ratificaba con su vida, y con una entereza digna de admiración. Pero a pesar de su lucha tenaz, la enfermedad se lo llevó el 18 de setiembre del 2001.
En el tema de la Aviación, Nery se especializaba en la documentación de imágenes, ayudada por una ordenada metodología de archivo a partir de las matrículas, y una prodigiosa memoria sobre las imágenes de cada avión, y cuando advertía algún cambio en ellas, ya fuera de color o algún detalle que se agregaba o suprimía, lo fotografiaba nuevamente; obviamente, en la duda, lo fotografiaría igual, como haríamos cualquiera de nosotros. Él no era tan fuerte en la parte de investigación documentaria, posiblemente por vivir alejado de Montevideo donde normalmente están los archivos burocráticos relacionados con el tema, pero para eso tenía a sus amigos capitalinos que recibíamos gustosamente los “deberes” que nos encargaba.
Nery colaboró activamente con muchas publicaciones de entidades muy prestigiosas, como Air Britain, a la que envió numerosas fotos y los archivos “CX”; también con Air Fleets, la revista española “Flaps” (en un artículo de nuestro amigo Juan Arráez Cerdá sobre la FAU) y otros medios de divulgación aeronáutica.


Imagen
Van saliendo unas de sus últimas fotos... agosto de 2000-Paysandú

ANÉCDOTAS
Cuando Nery y Nela se casaron, habían decidido que el primer viaje que hicieran iba ser en avión. Se casaron un sábado y se quedaron en su casa en Paysandú hasta el lunes de mañana que llegaba PLUNA a esa ciudad, y en ese vuelo fueron hasta Salto; de allí pasaron a Concordia y otras ciudades más hasta Rosario, Santa Fe.
Al principio de los ’50, por ‘50 o el ’51, Nery viajo a Buenos Aires con su esposa Nela; uno de los motivos del viaje era visitar el aeródromo de Don Torcuato; contrataron un coche que los llevara y éste los dejó en uno de los costados del predio, indicándoles que pasaran el alambrado (que era como el de cualquier campo) y que atravesaran el terreno que iban a dar con las instalaciones; luego de caminar unas cinco cuadras a campo traviesa, ven una casilla de construcción muy rústica, y al ver que había allí una persona se acercaron a preguntar; una vez dentro vieron que había una pequeña mesa sobre la que había un trozo de mortadela, un pedazo de queso y una botella de vino; una vez enterado el ocupante de la casilla del motivo de la visita, los invitó a compartir con él esa comida. El hospitalario argentino que los convidó resultó ser nada menos que el eximio aviador y acróbata Santiago Germanó, y comenzó allí una amistad que se continuó por muchos años, incluso cuando Germanó estuvo asilado en Montevideo en la segunda mitad de los ’50, y cada vez que Nery “bajaba” a Montevideo, lo iba a visitar.
Horacio Gareiso mantuvo durante muchos años intercambio de fotos con Nery, naciendo entre ambos una amistad entrañable. Cierto día, la mamá de Horacio le comentó que la señora de la caja del supermercado donde habitualmente hacían las compras, era uruguaya de Paysandú, y que le había dicho que pocos días después viajaría a su pago natal. Horacio fue a pedirle si no le hacía el favor de llevarle un material que quería hacerle llegar a Nery; la señora Norma Read, que ese es su nombre, no mucho tiempo después se convertiría en la Sra. de Gareiso, por lo que Nery, aún sin saberlo, ofició de Cupido.
El 17 de setiembre del 2001, tuve la oportunidad de “colarme” como pasajero en un vuelo a Paysandú, para aprovechar a visitar a Nery y llevarle la última edición de la Gaceta de la Aviación, publicada por la Academia de Historia Aeronáutica del Uruguay, en la cual aparecía un artículo de mi autoría sobre los T-34 Mentor en la FAU. Cuando llego a la casa de Nery para averiguar donde se le podía ver, Nela me advierte: “Mirá que no es el mismo hombre que viste antes” como advirtiéndome que la enfermedad había hecho mella en él; aún así, y con esa inoportuna irreverencia de quienes en su esperanza creen que no ha de ser tan grave la situación, fui a visitarlo; le costaba mucho hablar, por lo que me hice cargo casi exclusivamente de ese rubro, y le dije que mi artículo estaba por el final de la revista para que los lectores, cuando llegaran a él, ya estuvieran satisfechos con los buenos artículos anteriores, y no notaran tanto las “chambonadas” del mío, lo que provocó la risa de Nery, que fue como una isla de alegría en ese mar de indudable dolor. Al otro día, nuestro común amigo Juan B. Oberti me llamó para darme la noticia del fallecimiento de Nery.


Arriba
   
 Asunto:
MensajePublicado: 07 Sep 2011 21:14 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 03 Feb 2009 00:33
Mensajes: 3319
Ubicación: San Jose de Carrasco
muy buen material imponente


Arriba
   
 Asunto:
MensajePublicado: 11 Sep 2011 13:43 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 28 Ene 2007 19:58
Mensajes: 1258
Ubicación: Montevideo
Es cierto Taba, le debemos mucho a el por haber incursionado en este tema tan lindo y sin duda el lo hacia con pasión y ganas como lo hacemos nosotros hoy dia.
Seguro qu muchos de nosotros fuimos impulsados a seguir con este tema al ver sus fotos, cada foto de el tiene algo que nos insentiva, nos muestra algo que no conociamos y nos enseña a querer mas nuestra Aviación toda.
Mi recuerdo a él es seguir sus pasos involucrandome mas en el tema, teniendo mas información de aeronaves y colaborando con la Aviación toda, en especial la Civil.
Mis agradecimientos también son a ellos los que nombras y adjunto a Fernando Diaz que ha escaneado foto por foto y dato a dato de cada una de esas miles de fotos, eso es también un gran merecimiento.

Lindo homenaje Tabaré , Rolando y Gary a este gran hombre !!


Arriba
   
 Asunto:
MensajePublicado: 11 Sep 2011 13:49 
Desconectado
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 21 Dic 2006 12:59
Mensajes: 25543
Gracias Matt, seguimos el miercoles 14.


Arriba
   
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema  Responder al tema  [ 4 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC-03:00


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puedes abrir nuevos temas en este Foro
No puedes responder a temas en este Foro
No puedes editar sus mensajes en este Foro
No puedes borrar sus mensajes en este Foro
No puedes enviar adjuntos en este Foro

Ir a:  
cron
Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Limited
Traducción al español por phpBB España