RATONES DE HANGAR

Para la Discusión, Divulgación y Conservación del Patrimonio Histórico Aeronáutico Uruguayo e Internacional en Poder de Nuestro País
Fecha actual 22 Abr 2019 07:17

Todos los horarios son UTC-03:00




Nuevo tema  Responder al tema  [ 1 mensaje ] 
Autor Mensaje
MensajePublicado: 19 Ene 2010 05:40 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 15 Mar 2008 16:34
Mensajes: 7946
Ubicación: Punta Carretas
***¿ Se acuerdan del viejo Doctor? ***

Una mañana de verano .

Creo que fue a eso de las diez de la mañana , cuando estábamos todos en uno de los salones de clase esperando que nos llamaran , que nos sorprendió el gemido in crescendo de una potente sirena de alarma. .
Ese DIA de febrero a mediados de los 50 habíamos llegado muy temprano a la Escuela de Aeronáutica en un polvoriento ómnibus Aclo de Copsa , unos sesenta o setenta jovencitos recién salidos de cuarto año de liceo que concursabamos por una de las veinte becas disponibles ese año para los cursos de oficiales de la Aviación militar .
Cuando oímos la sirena esperábamos algo o a alguien , sentados de a dos y de a tres en los pupitres de madera del salón , tal como nos lo habían indicado
Durante las primeras horas nos habían dividido en dos grupos y habíamos respondido a unos cuestionarios . Finalizada esa prueba nos habían ordenado esperar adentro de uno de los cinco salones de puertas de vidrio traslucido , que se abren al ancho corredor en forma de herradura .
El corredor de arcos coloniales , paredes blancas y baldosas rojas lustradas que rodea el cantero de césped y el largo espejo de agua al pie de la estatua en bronce de Artigas uniformado de Blandengue..

Imagen


El Doctor tambien oyó la sirena de alarma
.
Esa mañana el ya estaba en la enfermería ,sentado como de costumbre arriba de la mesada de mármol blanco al pie de la ventana .
La enfermería instalada en un antiguo edificio de vago estilo francés ,levantado en tiempos de la Latecoere , que era conocido como “ el 6 X 40 “, simplemente por sus medidas perimetrales .
.
Desde arriba de la mesada , con solo girar la cabeza podía ver casi toda la pista de aterrizaje y buena parte del terreno del aeródromo .Le quedaba oculto a la vista solo el sector de campo atrás del gran hangar metálico , donde por la noche se guardaban los Fairchild PT 19 y que de DIA funcionaba como gimnasio de los alumnos.
.
La sirena arrancó a sonar precisamente en el momento en que el Doctor se disponía a exprimir unas gotas de jugo de una rodajita de limón, dentro del jarro esmaltado blanco de borde negro , en el que acostumbraba beber su muy británico te de media mañana. .
Como parte del ritual del te mañanero exprimía meticulosamente un trocito de limón que su asistente , el enfermero de servicio, había “montado a caballo “ en el borde negro del jarrito blanco , lleno hasta la mitad de te humeante .
Para exprimir el limón, el Doctor empuñaba una larga cucharita como si se tratara de un instrumento de cirugía de los que estaban dispuestos dentro de una de las bandejas del esterilizador , sobre la misma alta mesada que él usaba como atalaya .
Una larga y sólida cucharita de alpaca , de la clase que se usa en los bares para disolver el azúcar en los vasos de capuchino.

Llegando a este punto del relato , es bueno aclarar que desde el salón donde me encontraba ese DIA hasta la puerta de la enfermería , ubicada justo en el centro del desaparecido 6 x 40 , había algo asi como una cuadra y varios obstáculos, que hacían imposible llegar a ver la estática escena que trato de describir .

El enfermero sentado en una vieja silla de Viena pintada de blanco de cara a la puerta y a la ventana .
Observando como el Doctor , ( que es el personaje central de mi relato ) , encaramado arriba de la mesada , exprimía el jugo del limón en el jarrito esmaltado valiéndose de la cucharita .
El Doctor sentado en el mármol , al pie de la antigua ventana de madera que daba al campo del aeródromo donde una vez habían operado los grandes biplanos Potez XXV de los franceses de la “Latecoere “ y las escuadrillas de livianos y ágiles Tiger Moth de la Aeronáutica militar .
.
El Doctor , un hombre de unos cuarenta años , estatura mediana , serio y de pocas palabras. Delgado , canoso y bastante calvo . Vestido con su personalísimo y civil “uniforme de verano” .
Nada más sofisticado que una camisa beige muy limpia y planchada , un anticuado pantalón de casimir oscuro y unos lustrosos zapatos de cuero negro ..

--( En los fríos y húmedos inviernos de Pando , como máximo se permitía el lujo de un simple pullover de lana azul , una autentica campera de piloto ingles de la Segunda Guerra mundial de cuero marrón y amplios bolsillos , apenas si complementada con una bufanda de lanilla gris ,para cubrir el flaco cuello y una anacrónica gorra de jockey , color arena para cubrirse la “pelada” )

En aquella mañana de verano de la que les estoy hablando ,nosotros los aspirantes a aspirantes , todavía no lo conocíamos al Doctor .
Solo lo habíamos visto entrar temprano por el ancho portón azul sobre la Ruta , conduciendo nerviosamente su Jaguar hasta la zona de estacionamiento de la Escuela .
Unos minutos antes de las ocho de la mañana , estacionó allí su Jaguar gris y negro estilo Art Decó .
Un MK 4 del 39 con motor de 3.1/2 litros , faroles exteriores , tablero de palo de rosa y larguísimos guardabarros rematados por anticuados estribos alfombrados de goma negra .

Imagen

Aun no lo habíamos llegado a ver , en los días de invierno , vistiendo su gastada campera de vuelo marrón y aquella ridícula gorrita de visera ,…las prendas que algún irrespetuoso y anónimo cadete alguna vez había caricaturizado como – “ El cubrecierre y el tapabocas del viejo Doctor “-
Comparando la campera con la grasienta funda de cuero marrón que por entonces se empleaba para proteger el mecanismo de acción del fusil Mauser de 1908 . Y la “ gorrita “ con una especie de tapón de bronce lustrado que se calzaba en el punto de mira , en el extremo del cañón , a los efectos de impedir que entrara suciedad en el anima del arma , cuando nuestro “ amado y odiado “ fusil de reglamento no estaba en actividad..

El Doctor por el simple hecho de ser un profesional universitario incorporado a la milicia , tenía grado militar en el escalafón de asimilados .Supongo que por los tiempos de este relato todavía era Alferez , pero ni entonces ni luego ,cuando fue ascendiendo de grado hasta llegar a Teniente . Coronel , nunca jamás lo vimos vistiendo un verdadero uniforme militar .

Tenía licencia de piloto civil que lo habilitaba para volar su propio avión , un viejísimo biplano De Havilland Moth , de aquellos de cabinas abiertas y estructura metálica entelada . Uno de los primeros aviones civiles del País .,
Era un personaje escapado de una de aquellas novelas sobre aventureros ingleses en las alicaídas colonias imperiales de los primeros años del siglo XX ..
Pese a no haber sido nunca piloto militar, había formado parte de la legendaria “ banda “ de audaces pilotos y técnicos que ¡ en 1947 ¡ trajeron en vuelos ferry desde EEUU escuadrillas de aviones monomotores y bimotores , volando él propio Doctor , en varias etapas como copiloto amen de cargar con la pesada responsabilidad de ejercer oficialmente el cargo de medico de las tripulaciones .

Imagen

/// Creo que si el Doctor en lugar de nacer en Uruguay hubiera sido ingles ,unos hombres como los de esta foto habrían sido sus camaradas de armas. ///


La escena del te matinal en la enfermería el DIA del accidente del Texan 345 me la describió varios años más tarde un cabo enfermero , quien a su vez había oído el relato de lo ocurrido , de boca de un veterano sargento de sanidad , el Enfermero de Servicio aquella mañana de febrero , a mediados de los 50 . El hombre que había actuado como ayudante del viejo Doctor en los primeros auxilios al piloto herido .

Imagen

El responsable de hacer sonar la sirena de accidente aéreo era el operador de la Torre de control .
El gemido agudo de la sirena ,era la señal para que entraran en acción de inmediato , el camión autobomba , la ambulancia , el personal de mantenimiento asignado a tareas de seguridad y el personal de enfermería . …..Es decir ,el Doctor y su asistente , el Enfermero de Servicio .
Aquella mañana del accidente , si el piloto del A T 6 omitió bajar el tren , el operador de la torre debe haberlo advertido . Seguramente que lo estaba observando en la aproximación final .
También puedo suponer que es posible que lo haya intentado y que una falla del mecanismo ocasionara el desastre.
En el primer caso , es casi seguro que el operador habría intentado avisarle al piloto por la radio. Tal vez no llegó a tiempo . O quizás no pudo comunicarse con él por algún defecto del anticuado y engorroso equipo de HF que todavía en esos años equipaba los nobles Texan modelo C .
Si falló el sistema , nunca lo supe ni se me ocurre como averiguarlo . De todas formas , ya no tiene importancia .

.Lo cierto es que el 345 terminó la carrera de aterrizaje envuelto en una nube de polvo y posado directamente sobre las chapas del fuselaje, en una zona del terreno donde habían estado trabajando las maquinas Caterpillar de Vialidad , que en ese entonces estaban preparando el afirmado para construir la futura ( actual ) pista de aterrizaje pavimentada .
.
En el curso de la extensa patinada sobre la “panza” metálica hubo un violento impacto contra un terraplén interpuesto frente al avión . Se rompió el arnés de soporte del motor , arrancándolo de su posición y sedestrozo totalmente la hélice. ………………………………………………….

.…….La sirena seguía sonando y la nube de polvo se elevaba varios metros en el aire sobre el avión apoyado de “ panza” en la tierra removida , fuera de la pista . El piloto estaba inmóvil , con la cabeza inclinada sobre el tablero de instrumentos…..

Mis compañeros y yo habíamos recibido la orden de permanecer en el salón de clase hasta el momento en que alguien que ni recuerdo , nos avisara , o nos llamara para hacer algo que tampoco puedo recordar .
Pero nosotros éramos muy jóvenes, muy curiosos y todavía muy “civiles” esa mañana de febrero .
Cuando oímos el gemido de la sirena y vimos que algunos soldados pasaban a la carrera por el corredor frente a los salones , comentando a gritos que había ocurrido un accidente , casi todos olvidamos la orden que nos habían dado y salimos en tropel , queriendo ver con nuestros propios ojos , que era lo que había ocurrido allá lejos , en la pista .

Imagen

Siguiendo el corredor tras los pasos de los soldados , rodeamos el edificio de los salones y desde una de las esquinas traseras , pudimos ver a unos quinientos metros de donde estábamos ,una nube de polvo y una camioneta Chevrolet azul , detenida en medio del campo .
Al avión accidentado no pudimos ver porque nos lo ocultaba un ligero desnivel del terreno .
Ninguno de nosotros se atrevió a intentar ir más allá de esa esquina . Unos primero y otros después optamos prudentemente por regresar al salón donde se nos había ordenado esperar. .
Ese DIA no supimos nada más del accidente , ningún detalle , nada de lo que había ocurrido con el avión ni con el piloto .

Paso el tiempo y olvidé todo lo ocurrido aquel DIA .

En cierta oportunidad varios años más tarde, cumpliendo con una misión sanitaria como tripulante de un C 47 , nos tocó hacer una espera en un aeródromo del interior , mientras aguardábamos que arribara la ambulancia que transportaba a un muchacho gravemente herido en una caída de moto.
Debíamos llevarlo a Montevideo para ser operado .
.
Mientras los cinco tripulantes esperábamos , la conversación recayó en el tema de los accidentes de aviación .
Dos pilotos , un medico , el mecánico del avión y el enfermero de guardia . Cada uno fue contando diversos casos relacionados con heridos y accidentes . Episodios que habíamos presenciado o de los que conocíamos aspectos fuera de lo comun.

Cuando le llegó su turno de hablar , el cabo enfermero relató con todo detalle lo que a él le había contado un antiguo sargento de sanidad ya retirado sobre un accidente ocurrido en la Escuela de Aeronáutica muchos años atrás. . ..
Del relato resultó claro para mi que aquel sargento retirado había sido el enfermero que había asistido al viejo Doctor mientras este le practicaba los primeros auxilios al piloto herido, aquella mañana de febrero del 55 . .
.
Ese DIA el joven Alferez había tenido mucha mala suerte .

Su mala racha comenzó por un inconveniente con en el tren de aterrizaje . A eso se le sumó un violento golpe contra un montículo de tierra que nunca debería haber estado en el camino del avión :
Finalmente ocurrió lo peor .
El cinturón de seguridad fallo en impedir que su cuerpo se adelantara a causa de la inercia y que su cabeza impactara violentamente contra la perilla de la traba del horizonte artificial .
La gruesa perilla de baquelita lo hirio justo entre las cejas provocándole una hemorragia y hundiéndole parte del hueso frontal del cráneo hasta el punto de presionarle el cerebro.

Imagen

/// La perilla de traba del horizonte artificial ///

Mientras esperábamos el arribo de la ambulancia con el herido , el Cabo nos contó con lujo de detalles todo lo ocurrido , transportándonos con la imaginación a la antigua sala de enfermería instalada en el desaparecido “ 6 X 40 “ .
El “6 x 40 “ era un largo y angosto pabellón , de paredes encaladas y techos altos, completamente rodeado por un alero de madera revestido con auténticas tejas francesas “Sacoman “ .
Las habitaciones eran más bien pequeñas y todas se abrían por puertas de doble hoja y ventanas de madera a una veredita de cemento gris que lo rodeaba, bajo el alero sostenido por una veintena de columnas de caño metálico . .

Imagen

/// 1928 = A la izquierda de la foto , el 6x40, y a su derecha el hangar metálico . Gimnasio y “hogar “ de los PT 19 ///


En ese viejo edificio además de la enfermería , estaba la sala de Operaciones de vuelo , los primitivos servicios higiénicos que usábamos los cadetes en horarios de clase o de vuelo , un deposito de enseres y herramientas y atrás, sobre la fachada que daba al alambrado perimetral de la Ruta , los alojamientos de sub- oficiales de la Escuela que antes fueran los dormitorios de los pilotos de la Latecoere.
Allí se habían alojado en muchas oportunidades , Jean Mermoz , Antoine de Saint Exupery , Guillaimet …….

Todos los que lo escuchábamos habíamos conocido perfectamente aquel lugar y podíamos seguir fácilmente el relato del enfermero
.
Con los ojos cerrados , podíamos ver el ascético interior de la enfermería alumbrado por una única lamparilla bajo una pantalla metálica, colgada por un simple cable torneado de las vigas de madera del techo,.
La antigua vitrina de medicamentos con su armazón vertical de hierro pintado de blanco . La alta mesada de mármol sostenida por gruesos perfiles de hierro amurados bajo la ventana . Un par de sillas de Viena con asiento y respaldo de madera terciada ( blancas también ) .
El piso de baldosas grises y en un rincón bajo la mesada , un banquillo o posapies de hierro y chapa metálica ( Blanco ¡ ¡ ) .

En el momento en que sonó la sirena, el Doctor sentado sobre el mármol de la mesada habría podido ver perfectamente la nube de polvo que levantó el avión al chocar con la montañita de tosca fina que habían dejado los de Vialidad .

“- El “Viejo” soltó el jarrito de te junto a la bandeja de instrumentos y se dejó caer al suelo de un salto “- . continuó contando el enfermero

“ ¡ Dale ché corré a la ambulancia que un avión capotó en la pista nueva ¡ “ , ordenó a su ayudante , y sin más explicaciones , él mismo se adelantó a salir de la enfermería por la vereda de cemento gris y el césped reseco y amarillento , corriendo hacia donde estaba estacionada la camioneta Chevrolet azul .
El enfermero, un hombre grande y pesado , lo siguió lo más rápido que pudo .
Cuando los dos llegaron hasta la ambulancia , el chofer , que cuando sonó la alarma había estado sentado al volante ya había encendido el motor . Arrancó a campo traviesa , salteándose el desvío que implicaba seguir el camino usual , a lo largo de la línea muerta de los A T 6 .
Enfilo su vehículo directo hacia donde se veía flotar en el aire la polvareda.

Imagen

Llegaron y saltaron a tierra aun antes que la camioneta estuviera completamente detenida A una distancia prudente del avión siniestrado
.
El Doctor nuevamente se adelantó corriendo ágil para subirse al ala derecha , que estaba apoyada en el suelo .
Parado sobre el ala , estirando el brazo izquierdo por atrás de la cabeza del herido accionó la palanquita de la traba y abrió completamente la cubierta de la cabina que se había entrecerrado, probablemente a causa del golpe contra la tierra.

El piloto estaba inmóvil
.
Desmayado . Con la cabeza inclinada hacia el tablero y los auriculares de la radio anormalmente desplazados sobre las sienes .
Sangraba por una herida en la cara .Su mano izquierda que en el momento del impacto habría estado empuñando la manecilla de gas , colgaba inerte del hombro .
La otra mano aun sostenía flojamente el puño del bastón de comandos entre las rodillas .Tenia los pies apoyados en la parte superior de los pedales del timón de dirección ,como en un inútil y mecánico intento de accionar los frenos de las ruedas . Como queriendo detener la carrera de aterrizaje del avión “ tren “ arriba. .
Rapidamente el Doctor le quitó los auriculares y agachándose sobre el borde de la cabina abierta ,le sostuvo la cabeza mientras con suavidad empujaba hacia atrás el cuerpo, hasta que la cara quedó a la vista .
Un poco de sangre manaba de la frente entre las cejas, donde se veía una ligera depresión y un tajo profundo que dejaba a la vista un parte del hueso frontal .

“ Está vivo “ -dijo el medico -. “ Rápido ,anda y traéte el maletín y la camilla. Hay que sacarlo de aquí inmediatamente .”

Mientras rodeaba el avión para cumplir con la orden , el enfermero azorado pudo ver y oír como el Doctor sin perder un segundo cerraba la llave de paso de nafta , cortaba la llave de batería y luego casi en un mismo movimiento , extraía del bolsillo de su pulcra camisa beige la cucharita de alpaca con la que tres o cuatro minutos antes había estado exprimiendo la rodajita de limón en su jarro de te .
La sostenía en la mano derecha , tomándola del revés con el mango hacia delante , la introducía cuidadosamente en la herida de la frente del piloto y haciendo palanca entre los huesos hundidos, liberaba la presión sobre el lóbulo frontal, al tiempo que de la herida escapaba sangre acumulada .

La sirena de alarma había callado . A lo lejos, hacia el lado de los edificios, se oían gritos y sonidos de motores que arrancaban .
Por sobre esos ruidos de fondo y el declinante zumbido de los giróscopos de los instrumentos del A T 6 , el enfermero oyó perfectamente un leve quejido del herido y también le pareció ver que alzaba débilmente los brazos , como en un inconciente intento de liberarse del cinturón de seguridad y del arnés del paracaídas ………………………...

Como recordaran ustedes , el herido se recuperó completamente y volvió a volar toda clase de aviones , durante muchos años y al Doctor lo citaron expresamente en los boletines oficiales felicitándolo por su decidida y exitosa actuación profesional .
.
Todos los que fuimos alguna vez pacientes suyos tuvimos buenas razones para temerle sin que ello fuera obstáculo para admirarlo por ese tipo de practicas medicas inesperadas , muy poco ortodoxas pero efectivas .
La rapidez con que llegó junto al herido , su decidida acción “terapéutica “ y el oportuno mango de la famosa cucharita , casi seguro que le salvaron la vida al joven Alferez . Es posible que unos minutos después , hubiera sido demasiado tarde .
============================================
Gripe Asiatica y cirugia " de campaña"

En 1957 , cuando cayó sobre los alumnos de la Escuela ,aquella recordada pandemia de la gripe “ asiática “ , el Doctor tuvo oportunidad de aplicar “ contra “ nosotros sus indefensos pacientes , los profundos conocimientos empíricos de medicinas no tradicionales aprendidos de algun colega paraguayo , veterano de la Guerra del Chaco .

. Fuimos decenas los cadetes infectados por el virus que fuimos sometidos al efecto sanativo de sus terapias en base a nubes de humo liberado por la quema de grandes cantidades de hojas de eucaliptos “glóbulus “, “Piramidón “ , ( una rústica droga analgésica sémi artesanal que proveía la Sanidad Militar ) y fuertes dosis de un repugnante jarabe de origen desconocido y efecto dudoso.
Una vez más el éxito coronó sus exoticas acciones terapéuticas .
En algún momento muchos pensamos que íbamos a morir asfixiados , pero esto no ocurrió
Los enfermos curamos rápidamente y sin secuelas . El " Chaman " habia triunfado una vez mas.

¿ Quien no recuerda alguna de sus curas "milagrosas ?

En lo personal recuerdo vivamente , mas de medio siglo después , una oportunidad en que padeciendo de una dolorosísima y abultada infección tipo abceso radicada en la parte superior del muslo , a centímetros de mis órganos genitales , empujado por lo insoportable del dolor me ví forzado, como último recurso a,…… a consultar con el Doctor .
El viejo Doctor me examinó brevemente y me ordenó , ( por entonces creo que él ya era teniente 2º y yo apenas un cadete de segundo año ) permanecer parado frente a él ,apoyando el pie de la pierna afectada , sobre un banquillo metálico , de esos que en los sanatorios se destinaban a facilitar el acceso de los pacientes a las camillas altas .

Estábamos en la misma sala de enfermería que ya describí relatando el episodio del accidente del A T 6 .
Yo , en calzoncillos , apoyado en mi pierna izquierda , con el pie derecho sobre aquel banquillo blanco .
El Doctor, con su pantalón oscuro y su tradicional “ cubrecierre” marrón, también de pie . De espaldas a la consabida mesada de mármol y a la ventana .
Atrás nuestro ,un enfermero con su tunica blanca sobre el uniforme de servicio esperando ordenes o instrucciones del Doctor .

En silencio y sin darme ninguna clase de explicaciones el “cirujano “ tomó un bisturí de adentro de una bandeja metálica que estaba sobre el mármol de la mesada , Derramó sobre el limpio mármol blanco unas gotas de un liquido color ámbar de un jarrito esmaltado blanco que estaba allí junto a la bandeja y parsimoniosamente procedió a asentar el filo del instrumento, frotándolo vigorosamente sobre el pequeño charco de té con limón que humedecía la superficie del mármol .

Unos minutos después cuando se dio por satisfecho con el resultado de la afilada se volvió hacia mi y sin advertirme lo que estaba por hacer , clavó el filo del bisturí en el gran bulto enrojecido de mi pierna .
.
Bajo el efecto de la “ puñalada “ , a mis ojos todos los objetos en la habitación perdieron volumen , superficie y color , quedando convertidos en simples figuras geométricas , rectángulos , círculos , líneas y siluetas traslucidas que flotaban en el vacío y se alejaban......
.
Supongo que perdí el conocimiento por unos segundos y que el enfermero que estaba parado atrás mío habrá evitado que yo cayera “ redondito “ al suelo embaldosado de la enfermería .

No recuerdo más detalles de aquella singular “ operación de cirugía militar de campaña . “ .
Solo retengo en la memoria la justificación que intentó darme más tarde ” el hábil y tierno cirujano “, burlándose de mis quejas por lo doloroso de su “cruda técnica . “ .-

“ Los abcesos infecciosos como el tuyo , no le dan entrada a una anestesia local . Si yo te explicaba lo que iba a hacer, te teníamos que hacer una general o darte un whiskey triple y ….atarte de pies y manos con correas…… Era urgente abrir un tajito de drenaje para sacarte toda la porquería que tenias adentro de la pierna antes que se extendiera hasta los testículos y te dejara impotente “- ………

Además del recuerdo de las burlonas palabras del Doctor , aun conservo una respetable cicatriz producto de aquel “ tajito “ curativo ……….

En aquellos tiempos , al viejo Doctor todos lo odiábamos y le temíamos ..
Hoy con la perspectiva de los años reconozco que gracias a él , que era Medico, Cirujano de campaña, Dietista , Sicólogo, Piloto, Profesor y Padre , algunos salvaron su vida y otros fuimos “ ayudados “ , aun contra nuestra voluntad , a crecer fuertes y relativamente sanos .

Humberto Enero de 2010

A Julio Salvo , medico , historiador y sobre todo amigo .

-----------------------------------------------------------
“ Superioridad aérea “ .



Una de esas hermosas tardes otoñales que siguen al paso de un frente frío poco activo , despegué de la pista de la Escuela , a los comandos de un liviano avión de entrenamiento , con mis diez y nueve años recién cumplidos , y mis escasas treinta horas de experiencia como piloto .
Volaba “ solo “ en uno de los viejos y nobles Fairchild PT 19 de entrenamiento primario Un monoplano de ala baja , monomotor , de doble cabina abierta . Tren de aterrizaje fijo , y una clásica hélice de madera oscura barnizada , con el borde de ataque protegido por una lamina metálica……
Un típico monoplano de fines de los años 30 , con su célula de tubos de acero soldados y las grandes alas trapezoidales de madera contrachapada forradas de tela aluminizada .



" Los Fairchild P T 19 , sencillos y nobles entrenadores primarios "


En ascenso contra el viento la hélice girando a 2000 rpm. , brillaba al sol impulsada por el sencillo motor de seis cilindros en línea y 200 Hp .
En el tablero de instrumentos , lo mínimo .


Velocímetro , “ Climb” , altímetro , indicador de virajes , brújula magnética , taquímetro y los otros elementales “ relojes” de motor.
Esa tarde los “dioses “ de Operaciones me habían asignado a volar en uno de la docena de PT 19 que integraban la dotación de la Escuela , Los aviones destinados a la instrucción primaria de alumnos .
Mi plan de vuelo especificaba cuarenta minutos de practicar maniobras elementales , en condiciones de vuelo visual ( VFR) , volando solo y sin alejarme del espacio aéreo reservado para la instrucción de los alumnos .
Media hora de virajes coordinados , “ochos perezosos “ y padrones de transito simulados . Las mismas maniobras que había ejecutado por la mañana con mi instructor supervisándome desde el asiento trasero de ese mismo P T 19.

Despegué desde la pista 36 , enfrentando una brisa moderada del noreste y ascendí hasta la altura establecida para iniciar los ejercicios , dirigiendo el avión hacia el norte para ubicarme dentro del espacio aéreo del Sector N º 1 . Uno de los cuatro sectores de 90º de circulo en que se dividía el espacio aéreo reservado para la instrucción de vuelo de la Escuela . .
Cinco millas al noreste , un inconfundible grupo de grandes galpones industriales y un empalme en forma de “Y “ de las vías del ferrocarril me servirían como puntos de referencia visual para mantenerme dentro del sector , sobrevolando el terreno a 2500 pies de altura.

………………….Viraje a la derecha . Bastón y pedal a la derecha . Una rápida mirada al “inclinómetro ….. “ Un ancho de aguja y bolita al centro “ , tal como lo estipula la “ biblia” del novel alumno piloto .
La gruesa aguja del instrumento apenas “ recostada “ al corto guión blanco vertical , en la base de la esfera negro mate . La pequeña bolita centrada justo en medio de la curva del tubo de vidrio en forma de “ C “ lleno de alcohol incoloro . .
,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,, Viraje a la izquierda . Algo más inclinado que el anterior , para no aproximarme innecesariamente al limite con el sector N º 2 , donde otro P T 19 invisible a mis ojos estaría volando más o menos a la misma altura , oculto de mi vista por el resplandor del sol reflejándose en los cúmulos dispersos . Un pequeño avión muy difícil de ver y otro piloto tan novato como yo en los comandos .
Otro aprendiz de aviador , “ Solo “, y tan atento a las maniobras como lo estaba yo que también rondaría por sobre el paisaje otoñal de este a oeste , bailando el mismo “vals “, al ritmo de la misma música metálica de otro veterano Ranger 6 cilindros .
Ochos “ perezosos “ ,……………..El pequeño avión plateado volando a sus modestas 80 millas /h , describiendo la amplia figura de un “ 8 “ horizontal , recostado sobre el paisaje casi rural de Empalme Olmos sombreado por pequeños cúmulos dispersos que flotaban en el aire , quinientos pies abajo , como navegando hacia el oeste sobre el damero irregular de las chacras, los galpones de la fabrica de cerámica y los montecitos de eucaliptos .
El “ocho perezoso “ era una de las maniobras básicas para ejercitar a los pilotos noveles en el dominio del avión . Una serie de virajes coordinados y continuos , alternando la inclinación de las alas de un lado al otro al cruzar volando por el punto central de la figura del “ 8 “ .imaginario .
El avión “dibujaba “ el ocho sobre el terreno con un trazo invisible intentando compensar la deriva ocasionada por el viento manteniendo como referencia central un punto notorio del paisaje .…………….
…………. En el limite sur de los grandes galpones , una gruesa chimenea soltaba una pincelada de humo claro que el viento estiraba en dirección a las primeras casitas bajas en las afueras de Pando ……….

A media tarde , dentro del PT se empezaba a hacer sentir el aire frío otoñal que entraba en la cabina “ saltando ” limpiamente el pequeño parabrisas . Las continuas ráfagas cortas de viento “ cacheteadas “ por las palas de la hélice me sacudían el cuello alzado de la campera militar de paño verde .
Cuando los virajes no resultaban perfectamente coordinados , el remolino de aire que se colaba en las dos cabinas abiertas al “ derrapar “ el avión , hacía vibrar la tensa tela del fuselaje a los costados de los asientos , con un murmullo sordo que se superponía al fuerte y áspero ronquido metálico del Ranger . ……

--“ Un ancho de aguja y bolita al centro “…….. “ Manténgame la velocidad y la altura muchachito “ ………sonaba machacona en mi memoria la voz algo irritada de mi instructor . –
………………………“ - ¡ Un ojo en el tablero , otro al horizonte y el otro mirando alrededor del avión ¡ “-- ….. me parecía oír en los auriculares de latón , la voz del “ hombre “ rezongando en silencio dentro de mi cabeza ,.
…………………………--“ Para ser un buen piloto hay que tener tres ojos y saber usarlos “ --… era uno de sus dichos favoritos .
Otro de esos refranes aeronáuticos probablemente extraído de algún antiguo manual de vuelo , de tiempos de la 2ª Guerra , rezaba -- “Los cuellos duros no llegan a viejos en la Fuerza Aérea “—

En los Fairchild cuando un alumno volaba solo , el “ intercomunicador “ que le trasmitía las instrucciones ( y los rezongos ) de su instructor , no estaba instalado …….
( ¡ ¡ Instalado ¡ ¡ ) .
¡ Que eufemismo ¡ para decir que no estaban en el avión unos precarios embudos de hojalata enchufados en los extremos de un largo cañito de goma roja tendido , estirado , ubicado …. o colgado , entre las dos cabinas …………!…

……………………. Media hora “dibujando “ aquellos aburridos “ Ochos perezosos “ ……..: Luego , otros tantos padrones de circuito de transito simulados partiendo de los 2500 pies de altura …………

La recta “Inicial “ , con el sol desde atrás reflejándose en el parabrisas y el viento de cola . Volando recto y horizontal en un rumbo este , paralelo a uno de los tramos de vías férreas , que en ese ejercicio servían de pista de aterrizaje imaginaria …………...
Algunos charcos de agua de lluvia acumulada en las cunetas a los lados de la vía destellaban al sol . El cordón de humo de la chimenea cruzando sobre la recta de la vía me señalaba perfectamente la “cabecera de pista” .
……….Media hora desde el decolage.
Tiempo de cambiar el selector de tanque de nafta al deposito del ala derecha . Para mantener el avión bien equilibrado .
Mezcla rica , un vistazo al altímetro , ( 2500 pies ) . Uno de mis “ tres ojos “ al Triple ( el instrumento que mide valores de presiones y temperatura del motor )
75 millas en el velocímetro.., viraje de 90º a la izquierda ………….

“Básica “ , corrigiendo la deriva para compensar el arrastre causado por el viento lateral ………
Después de un ultimo viraje a la izquierda ,…. “ Final “, enfrentando la doble recta de las vías , con la nariz apuntando a la “ cruz “ de los rieles y el humo blanco de la fabrica .
Reducir motor para empezar a descender y comenzar a disminuir la velocidad . 70 millas .Bajar gradualmente los flaps hasta 3/ 4 , para aumentar la sustentación en las anchas alas del PT
. …-…… , 65 millas , 60 ….1500 pies ….. Nariz arriba por un segundo , amagando quebrar el planeo …. y…….. vuelta a “dar motor “ ….. 2000 RPM ..
Flaps arriba sin apuro y ascendiendo , a medida que el avión va ganando velocidad , para regresar al nivel de los 2500 pies a practicar otro de aquellos circuitos simulados .
.
Esa tarde todo iba bien , solo extrañaba no oír “ His master´s voice “ ( la voz del amo ) que desde la cabina de atrás me gritara por la “ corneta “ para superar el ronquido del motor -- “ ¡ Muy bien muchachito ….. ahora vamos a practicar otro circuito ….., y esta vez no se me apure tanto a bajar los flaps`…...”—



" Extrañando la voz del maestro "

……………………Repentinamente , cortando mis pensamientos y sorprendiéndome completamente , uno de los A T 6 D .de la Escuela. en rápido ascenso se “ materializó “ a menos de veinte metros de mi avión.

En el asiento delantero un cadete de tercer año fácilmente reconocible a pesar del “ polí “ y los auriculares que le ocultaban parte del rostro . . Atrás , uno de los instructores con mayor antigüedad en el “ oficio” .
El Texan plateado , rematado en un gordo capot pintado de rojo fuego , redujo rápidamente su velocidad hasta emparejarla con las 8 0 millas de mi Fairchild y se fue deslizando lateralmente hasta colocarse como ladero en una heterodoxa sección de dos aviones tan diferentes

No me gustó nada la situación .
Yo todavía me sentía demasiado inseguro comandando un avión como para sentirme cómodo con ese pesado y gordo Texan arrimando el extremo de su ala izquierda a mi ala derecha .
El A T 6 se había ubicado a metro y medio por debajo de mi nivel de vuelo pero yo no podía saber cual de los pilotos llevaba los comandos . Veía a través del plexiglas de la cabina del otro avión , que el teniente , inclinado hacia adelante manipulaba el equipo de radio al mismo tiempo que hablaba por el micrófono ..
.
Aparentemente era el alumno el que comandaba el avión y arrimaba más y más su ala izquierda a la curva punta de la derecha mía ………Un alumno que recién estaba empezando a adquirir cierta experiencia con ese avión mucho más complicado, potente y difícil de maniobrar que el mío .

Resuelto a terminar con esa incomoda situación , decidí que ya era tiempo de alejarme del Texan , . Saludé con la mano y comencé un viraje suave a la izquierda bajando la nariz para aumentar la velocidad . .
No cambió nada .
El A T 6 me siguió con toda facilidad , manteniendo fija su posición relativa , como atado con alambres a mi ala derecha.
Hice varios intentos de separarme sin éxito ,mientras veía o me parecía ver una sonrisa burlona en la cara del cadete y me imaginaba como su instructor le estaba dando indicaciones por el intercomunicador para que no soltara “ la presa “ .No me sería posible “ escapar “ a menos que empleara algún truco .
.
Ese abuso de superioridad técnica hirió mi recién estrenado amor propio de piloto novato . Recordando viejas películas y lecturas de relatos de combates aéreos , decidí “ deshacerme “ de mis perseguidores de la única forma posible .
Sabía que el Texan me superaba por lo menos en cincuenta millas de velocidad , que era más ágil que mi P T y que los otros pilotos me superaban ampliamente en experiencia y habilidad .……………… Pero también era conciente de que la velocidad de entrada en perdida de sustentación del pesado A T 6 era bastante superior a la de mi liviano Fairchild .……………
Las alas del PT eran muy anchas y tan largas como las del otro avión , por consiguiente , la carga alar era notoriamente menor…………… ,
Decidí usar esa única ventaja para librarme de la persecución del “ avión enemigo “ . ……….
Sin dudarlo más volqué el bastón de comando todo a la izquierda , pisé el pedal de ese lado para coordinar el viraje tal como había estado ensayando un rato antes . Simultáneamente comencé a , reducir motor y a bajar los flaps hasta llegar a “ todo flap abajo “.
El velocímetro del PT 19 cayó rápidamente de ochenta millas a setenta y cinco , setenta,….. sesenta y cinco…… …….

Los del Texan no se dieron por vencidos enseguida .

Intentaron continuar manteniendo su posición por afuera del viraje . Redujeron motor , bajaron el tren de aterrizaje y el flap tratando de seguirme sin que su avión entrara en perdida , pero antes de completar los 360 º del giro casi vertical que yo había establecido , pude ver como las alas del Texan se sacudían levemente .
Para eludir la inminente “entrada en perdida “ tuvieron que enderezar el avión , acelerar y bajar la nariz . Se alejaron de mi PT descendiendo rápidamente . Cuando ví desaparecer la trompa roja por abajo de mi ala yo también fui enderezando el P T hasta salir del viraje más cerrado de mi corta carrera como piloto .




" Un gordo Texan aproximandose rapidamente desde la derecha "


Volando a menos de sesenta millas por hora , con una inclinación lateral de casi ochenta grados, el Fairchild apenas si había trepidado un poquito , “ reclamando “ nada más que un poco de velocidad extra para seguir en el aire …..

De regreso en la Escuela , camino a la línea de estacionamiento pasé “ carreteando “ frente a los A T 6 y allí estaba mi “ enemigo “, estacionado en el ultimo lugar de la fila ,
Recién en ese momento se me ocurrió pensar que al teniente podía no haberle caído simpática mi actitud poco “colaboradora “ y que quizás pronto yo tendría malas noticias sobre la “salud” de mi frágil licencia de fin de semana . .
Mis temores fueron infundados . .
Mi instructor, que me esperaba en Operaciones, no hizo ningún comentario sobre mi aventura Solo estaba interesado en saber como me había ido con los virajes coordinados y si el avión seguía funcionando bien para poder contar con el para los vuelos de la mañana siguiente
Opté por no hablar con nadie de mi “ combate victorioso “ y guardarme los detalles del incidente de mi “ ingeniosa” escapada frente a un enemigo técnicamente superior .

El año siguiente , cuando se reanudaron las clases y comenzó para nuestra tanda la instrucción de vuelo avanzado en los Texan , con bastante sorpresa me enteré que aquel veterano instructor de A T 6 me había tomado como unos de sus tres alumnos de ese curso .
Me sentí desmedidamente orgulloso cuando él mismo me confió que me había solicitado como uno de sus alumnos porque le había caído simpatica la “ picardía “ con que un principiante como yo se había librado de la persecución .
-------------------------------------
P T 19 A Velocidad de crucero ( real ) 80/ 90 millas h.
. Peso con combustible y un tripulante 1. 100 kgs.
Superficie alar 22 m2
Motor Ranger L 440 -3 200 H P


A T 6 D Velocidad de crucero 140 millas h.
Peso con combustible y dos tripulantes 2550 kgs.
Superficie alar 23, 5 m2.
Motor Pratt& Whitney R 1340 AN 1 600 HP

Humberto marzo de 2010


Arriba
   
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema  Responder al tema  [ 1 mensaje ] 

Todos los horarios son UTC-03:00


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puedes abrir nuevos temas en este Foro
No puedes responder a temas en este Foro
No puedes editar sus mensajes en este Foro
No puedes borrar sus mensajes en este Foro
No puedes enviar adjuntos en este Foro

Ir a:  
cron
Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Limited
Traducción al español por phpBB España